Polémica por “retiro” de las nuevas gradas del Romelio

0
450
Mientras la Sociedad de Arquitectos hizo reparos a las tribunas que sobresalen por la calle 72, el Distrito afirma que cumplen las normas. [Foto cortesía El Heraldo].

La Sociedad de Arquitectos del Atlántico hizo algunos reparos a las obras de reconstrucción y adecuación del estadio Romelio Martínez.

Según Alfredo Gómez, presidente de la agremiación, las gradas sobresalen por la calle 72, lo que a futuro podría afectar la movilidad del sector.

Henry Cáceres, secretario de Control Urbano y Espacio Público del Distrito defiende la obra.

Argumenta que cumple las normas de acuerdo con lo aprobado en la licencia de construcción.

Los retiros

La agremiación afirma que en ningún momento cuestiona los diseños de la obra, a cargo del arquitecto Giancarlo Mazzanti, sino los retiros que existen de la vía hacia las gradas y los accesos del escenario deportivo.

Los retiros son el espacio que debe quedar entre el borde de la vía y la línea de construcción.

La Sociedad de Arquitectos considera que el Distrito debió ser más generoso y autorizar mayores retiros.

“Hemos dicho que a pesar de que hay unos retiros que se deben cumplir, pensamos que las normas no se están cumpliendo con relación a esa acera del estadio”, afirma Gómez.

Según dirigente gremial, los accesos y salidas hacia la 72 tienen unos 5 metros, lo que ocasionaría restricciones en la movilidad, cuando haya nutrida afluencia de público.

La Sociedad también considera que donde terminan las gradas debe tener, por lo menos, el cerramiento del estadio y en este caso específico lo hacen por debajo de las gradas.

Sostuvo que hace muchos años se dio ese caso en el mismo estadio, por lo que “tuvieron que demoler esa parte que sobresalía”.

Gómez considera que el estadio tenía espacio suficiente para poder correrlo hacia adentro, teniendo en cuenta que la Administración Distrital anunció recientemente su interés en el sentido que el Sistema de Transporte Masivo, Transmetro, circule por la 72.

“Al pasar el Transmetro por la 72 debe hacerse una ampliación de la vía y esta ampliación será hacia esa acera. Me parece que no se  hizo una buena planeación con respecto al trazado del estadio”, asegura.

El arquitecto señala que el Distrito debe socializar estas obras previamente con las diferentes agremiaciones para hacer los aportes y correcciones a tiempo.

Cumple las normas

El secretario de Control Urbano, Henry Cáceres, al escuchar las consideraciones de la Sociedad de Arquitectos procedió a realizar una visita en terreno acompañado de la interventoría y el contratista, para revisar  la licencia expedida por la Curaduría.

El funcionario asegura que hallaron que las obras están cumpliendo con lo aprobado en la licencia.

El funcionario aclara también que hicieron medición de los edificios que están sobre la 72 con 46, al frente de donde están las gradas (zona oriental) y midieron desde la punta del bordillo hasta la fachada del edificio y les dio 6.2 metros.

El mismo ejercicio lo hicieron desde el bordillo de la 72, entre 45 y 46 y encontraron que media 7.7 metros.

“La distancia aún es mayor en la grada, que en los edificios que están contiguos”, dice Cáceres al señalar que en la licencia está incluida la distancia, teniendo en cuenta la posible ampliación de la 72.

Enfatiza en que la grada está a la distancia permitida en la licencia. “Es incluso mucho mayor a lo que se está presentando en el resto de edificios que están en la 72, y no afectaría la movilidad”, manifiesta.

Eduardo Cepeda, director de la obra de la Unión Temporal Romelio Martínez, sostiene que el proyecto tiene una licencia de la Curaduría debidamente gestionada.

Coincide con Cáceres en que por una futura ampliación de la calle 72 el proyecto fue “rodado hacia adentro”, con todas las consideraciones técnicas necesarias, teniendo en cuenta que hay una tribuna patrimonial que marca el eje del proyecto y que no se puede tumbar.

Aclara que la línea de construcción está más adentro de lo que mínimamente exige la Curaduría.

Considera que los edificios del sector son una guía porque urbanísticamente todo el entorno debe conservar los mismos paramentos o retiros.

“El retiro de nosotros está más adentro todavía y eso lo pueden comprobar midiendo y tomando referencias físicas con todo el urbanismo que está en la cuadra”, dijo el ingeniero Cepeda al tiempo que invitó a los miembros de la Sociedad de Arquitectos a que revisen la licencia en la Curaduría y hagan las respectivas mediciones.

Obras presentan avance de un 70%, dice Baute

El secretario de Recreación y Deportes del Distrito de Barranquilla, Gonzalo Baute, señaló que las obras en el estadio Romelio Martínez avanzan de acuerdo con el cronograma.

Actualmente se realizan trabajos en la zona patrimonial, luego de la aprobación del Ministerio de Cultura para la intervención en su repotenciación estructural y la solución patológica.

Sostuvo que trabajan en la cubierta y en el campo de juego. “Ya está toda la estructura del campo de juego, su sistema de riego, la parte oriental y occidental están terminadas”, dijo Baute al indicar las obras avanzan un 70% y se entregarán en abril próximo.

El estadio Romelio Martínez tendrá un aforo para 12 mil personas y la iluminación requerida para eventos del fútbol.

Baute destacó que aparte de tener una conservación patrimonial cuentan con unas graderías muy dinámicas integradas a lo que es el espacio público y alrededor del estadio tienen el complemento del programa ‘Todos al Parque’, con aproximadamente 25 mil metros cuadrados.

Baute destacó, además, la ubicación de los vendedores estacionarios censados por la Secretaría de Control Urbano y Espacio Público y que tradicionalmente han estado en la esquina de la 72 con 46.

Doscientos Veinte trabajadores se encuentran en los diferentes frentes de trabajo.

La inversión en la obra y sus alrededores es de $50 mil millones, aportes por Coldeportes Nacional y el Distrito de Barranquilla.

[Fuente: El Heraldo].

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here