El Banco Dugand, la joya arquitectónica que rescató Barranquilla

0
1600
Cortesía El Tiempo.

Por:  Jaime Rueda Domínguez

Una vez transcurra el aislamiento obligatorio decretado por el gobierno, los 120 vendedores que se encontraban en la calle 32, entre las carreras 41 y 45 del centro de Barranquilla, volverán a sus nuevos puestos

Como se recordará, fueron reubicados el pasado 12 de marzo por la Secretaría de Control Urbano y Espacio Público en sus puestos de trabajo y esto permitió la recuperación de 1.200 metros cuadrados de espacio público.

Ahora se aprecian mucho mejor los entornos y las fachadas de los bienes patrimoniales que enmarcan el sector.

Por el antiguo Banco Dugand pasan nuevamente peatones que se detienen a admirar la belleza arquitectónica de este inmuerble, oculto por una maraña de ventas informales por más de 50 años, declarada en 1996 “Bien de Interés Cultural del Ámbito Nacional”.

El Banco Dugand fue construido entre 1920 y 1922 por el arquitecto jamaiquino, Leslie Arbouin y con la estética más exigente de la época, según lo documenta la historia.

La obra fue ejecutada bajo los criterios del estilo ‘colosal’, por lo que cuenta con columnas robustas y muros macizos.

En cuanto a su fachada, esta se encuentra adornada con distintos ornamentos geométricos y enmarcada en un portal en alto relieve.

Leslie Arbouin fue un ingeniero y arquitecto jamaiquino que dejó obras en Barranquilla como la Administración de la Aduana, el edificio del Club Barranquilla y las casas Schemell y Marulanda, a la entrada del barrio El Prado.

[Fuente: El Tiempo ].