Hoy, 22 años de Rueda La Economía

0
210

Por: Jaime Rueda Domínguez

Hoy está celebrando 22 años nuestra marca propia Rueda La Economía.

Comenzamos como noticiero en emisora Riomar el  lunes 10 de mayo de 1999 y estuvimos en la radio hasta el 31 de diciembre de 2018, en La Voz de la Costa.

Sin embargo, desde abril de 2016 y gracias a la página web que nos regaló nuestra hija Nathalie Rueda, elaborada en los Estados Unidos, dimos el salto al mundo digital con www.ruedalaeconomia.com

Previamente, ella misma diseñó la nueva imagen de Rueda La Economía, un logo moderno con los colores que se imponen mundialmente.

Sí, en esta etapa de la vida nos dejamos aconsejar y guiar por nuestros hijos en muchos campos, especialmente en el tecnológico, inmenso mar donde nadan como pez en el agua.

Lo cierto es dimos el paso definitivo al campo de las tecnologías animado por nuestra familia.

Igualmente, queremos agradecer a todas las industrias e instituciones que siempre han creído y respaldado nuestro trabajo. Sin su oxígeno financiero esta empresa se hubiera asfixiado.

En el aniversario 22 queremos compartir esta reflexión, a propósito de una publicación que trae este lunes el diario La República:

Si, el 73% de los colombianos no sabemos distinguir entre una noticia verdadera y una falsa; y lo que es peor, muchas veces compartimos la tendenciosa y falaz.

“El ingenuo cree todo lo que le dicen”, recuerda textualmente el Proverbio 14:15. Nos enseña a que “no debemos tragar entero”, ni a creer incautamente en todo lo que nos llega o nos encontramos en las redes.
 
Tenga en cuenta que en la red, además de información útil y veraz, encontramos mucha que es inútil, falsa y peligrosa. Evidentemente, las nuevas tecnologías ponen a nuestra alcance las 24 horas del día una avalancha de información, que deberíamos decantar responsablemente. Ahora, no porque un amigo o contacto nos reenvíe una publicación significa que sea verdadera.
 
En vez de compartir mensajes sin verificar, debemos pensar: “Si no estoy seguro, lo mejor es borrarlo”.
 
Ahora, pregúntese: “¿Se me hace imposible resistir la tentación de reenviar todos los correos que recibo?
 
¿He tenido que disculparme por haber mandado información que resultó ser inexacta o incluso falsa?
 
¿Me ha pedido alguien que deje de enviarle correos, memes o fotos?” Nuestros, contactos también pueden buscar cosas interesantes en Internet sin nuestra ayuda.
 
No necesitan recibir una avalancha de historias graciosas, videoclips o fotos. 
¿Entonces, qué nos ayudará a ser prudentes y descubrir los engaños, fraudes, leyendas urbanas y otras informaciones erróneas?
Primero, formularnos estas preguntas:
¿Procede la información de un sitio de Internet confiable? ¿O, por el contrario, proviene de un blog o una fuente desconocida?
¿Se ha dicho ya en alguna página seria de Internet que esa información es falsa?”. Luego, guíese por el “sentido común”. Las noticias que parecen increíbles normalmente son “fake news”.
Además, cuando una noticia mancha la reputación de alguien, hacemos bien en preguntarnos si no la estará esparciendo una persona con malas intenciones para beneficio propio o de otro.
Sencillamente, la capacidad de pensar y el discernimiento nos ayudarán a utilizar con prudencia la enorme cantidad de información que recibimos a diario.
Entre tanto, nuevamente gracias por creer y confiar en nuestro trabajo. Seguiremos esforzándonos por continuar nuestra linea de veracidad, imparcialidad y prudencia.
[Crédito para Biblioteca en línea].