Primeros síntomas de la viruela del mono: enfermos y personas en riesgo deben aislarse 3 semanas

0
19
Cortesía

Hasta el momento, los casos de viruela del mono ascienden a un centenar en 12 países, especialmente en Europa.

La viruela del mono o monkeypox es una afección rara que perdura entre dos y cuatro semanas.

Para evitar su propagación, algunas autoridades de salud recomiendan que los enfermos y personas en riesgo se aíslen tres semanas, puntualmente si presentan los primeros síntomas.

Hasta el momento, Alemania, Australia, Bélgica, Canadá, España, Francia, Italia, Países Bajos, Portugal, Reino Unido, Suecia y Estados Unidos, han reportado casos confirmados de la viruela símica.

Y aunque los casos siguen siendo extraños, la enfermedad se ha extendido en países no endémicos con rapidez.

Por ello, las autoridades de salud británicas han sugerido a sus ciudadanos que se aíslen voluntariamente durante 21 días, si saben que han tenido contacto cercano con una persona enferma.

Este ha tenido que ser con sus fluidos corporales, la piel, con su ropa o con su ropa de cama, rigurosamente cuando se trata de parejas sexuales o de personas que habitan la misma casa.

Además, deben evitar el contacto con embarazadas, menores de 12 años o personas con sistemas inmunológicos comprometidos.

Bélgica,  ha establecido de manera obligatoria una cuarentena de 21 días para los pacientes confirmados con viruela del mono, y aunque sus contactos no estén obligados a aislarse, si serán monitoreados.

Así,  Bélgica se convierte en el primer país en establecer un autoaislamiento obligatorio para controlar la expansión del monkeypox.

En Estados Unidos, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) señalan que los casos de viruela del simio son muy raros y los casos detectados durante 2021 y apenas el 18 de mayo pasado están relacionados con viajes a África y a Canadá.

Primeros síntomas

Los CDC establecen algunos de los primeros síntomas de la viruela del simio:

Fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, agotamiento, inflamación de los ganglios linfáticos, dolor de espalda y escalofríos.

Algunos días después de la fiebre, el paciente desarrolla erupciones que generalmente comienzan en la cara y posteriormente aparecen en otras partes del cuerpo. La enfermedad dura entre dos y cuatro semanas y existe una vacuna aprobada por la FDA disponible con los proveedores de salud.

Fuente: El Diario