En finca de Polonuevo, 18 estanques piscícolas funcionaban con luz robada

0
15
Imagen suministrada por la empresa Air-e

Cae otro “pez gordo” a través del plan de choque para erradicar el delito de “Robo de energía”, adelantado por la empresa Air-e y la Policía Nacional, Policía Judicial y la Fiscalía, en los departamentos de Atlántico, La Guajira y Magdalena.

En una diligencia de allanamiento y registro, se comprobó que  la finca El Mapuro (zona rural de Polonuevo) estaba dedicada a la piscicultura para comercializar pescado.

Simultáneamente, se descubrieron dos transformadores ilegales instalados sin autorización de la compañía, para apropiarse ilegalmente de la energía eléctrica.

Estos alimentaban del fluido a los equipos utilizados para llenar y poner a funcionar 18 estanques con peces, y las motobombas para regar la finca.

“Es evidente la conducta penal y la comisión del delito de Defraudación de fluidos, en este predio. Lamentamos la falta de conciencia de quienes optan por incurrir en esta conducta. Se exponen a cárcel y a manchar sus antecedentes judiciales. Aunque no  afecta la calidad del servicio, sí representa un atentado contra la vida y la integridad de las personas  que se benefician y de los usuarios legalmente conectados. Este delito atenta contra la estabilidad financiera del prestador del servicio y afecta económicamente a los usuarios”, dijo Ramiro Castilla Andrade, Gerente de Air-e en el Atlántico.

Captura

En el operativo fue capturado Jesús Alfonso Vergara Mejía, quién al momento del  allanamiento se identificó como administrador del lugar.

Todos los hechos y material probatorio fueron documentados por los agentes de la Unidad Seccional de Investigación Judicial y Criminal (SIJIN) de la Policía Nacional de Colombia.

Cumplidos los trámites procesales pertinentes, la Fiscalía General de la Nación con base en las evidencias físicas, informes y elementos materiales probatorios, formuló acusación en contra de esta persona, por el “delito de Defraudación de fluidos, por apropiación de la energía eléctrica”, consagrado en el artículo 256 del Código Penal, que impone pena de hasta por 6 años de prisión y multas hasta de 150 millones de pesos por (150 salarios mínimos legales mensuales vigentes).

La empresa Air-e, la Policía Nacional y la Fiscalía General de la Nación agradecen las informaciones y denuncias que diariamente se reciben, de usuarios que responsablemente pagan el consumo.

Así, han ayudado a actuar de manera contundente contra esta forma de delincuencia.

De esta forma, en los últimos meses han disminuido  las pérdidas en la región, faltando mucho para desterrar este flagelo y seguir mejorando la calidad del servicio, objetivo de  Air-e.

El Gerente de Air-e en el Atlántico, Ramiro Castilla Andrade, señaló que la compañía insistirá en esta labor de detectar y judicializar este delito.

Los operativos continuará  compañía llegando a usuarios de estratos altos, comerciales, industriales, de otros comercializadores y áreas rurales apartadas de los cascos urbanos.

“Seguiremos actuando en forma contundente contra el robo de energía y hacemos un llamado respetuoso a las autoridades, usuarios y agentes del mercado, a unirnos para combatir y desaparecer esta conducta de la región”, dijo.

Apropiarse ilegalmente de la energía es uno de los delios con mayor incidencia en la región, representando para la empresa Air-e un detrimento económico de $2 mil millones diarios, $60 mil millones al mes y $720 mil millones al año,  comprometiendo la capacidad financiera de cualquier operador.

Fuente: Relaciones Externas Air-e