Temperatura en el trópico aumenta a tasas sin precedentes

0
18
La laguna o lago de Tota en Boyacá, está a 3.115 metros de altura y en sus orillas se levanta el municipio de Aquitania, conocido antes como Pueblo viejo. Imagen Uninorte

Desde hace 10 años el lago de Tota, en Boyacá, se ha convertido en un punto de referencia para la reconstrucción del clima del pasado en Suramérica.

Hace parte de un proyecto internacional que determinará los cambios climáticos del planeta y los trópicos y la respuesta que tuvo la flora frente a estas condiciones.

El artículo científico (A millennium of climatic and floristic dynamics in the Eastern Cordillera of the Colombian Andes), publicado en Journal of Biogeography con resultados de esta investigación, evidencia que las tasas de cambio de temperatura en la actualidad no tienen precedentes en los últimos dos mil años.

Para hacer el análisis comparativo de temperaturas recientes, los científicos suelen usar dos periodos preindustriales en los que hubo cambios climáticos drásticos a nivel mundial.

Estos se conocen como el período cálido medieval (950-1250) y la pequeña edad de hielo (1350-1800), que estudian cómo responde la vegetación a condiciones de cambio acelerado del clima.

Estudiar estos periodos es relevante para predecir lo que podría pasar con nuestros ecosistemas en una situación de cambio climático acelerado como la actual.

En Europa y Estados Unidos han sido ampliamente registrados, pero en el norte de Suramérica se ha recogido poca evidencia.

Los lagos de alta montaña, como el de Tota, tienen ciertas ventajas para investigaciones de este tipo.

Se destaca su localización (Tota está a 3115 metros de altura), garantía de que este cuerpo de agua y sus ecosistemas aledaños fueron intervenidos por el ser humano tardíamente.

Asimismo, las zonas de alta altitud son propensas a tener cambios fuertes en sus ecosistemas debido a la variabilidad del clima, estimándose que en estos puntos el cambio climático será mayor.

De acuerdo con Jaime Escobar, doctor en ecología-paleoclima y profesor de Ingeniería Civil de Uninorte, quien hace parte del grupo de científicos que participa en este proyecto financiado, principalmente, por la National Science Foundation (NSF), los sedimentos del lago de Tota indican que en los Andes Colombianos el periodo cálido medieval fue caliente y seco, mientras que la pequeña edad de hielo fue frío, pero húmedo.

Fuente: Universidad del Norte