¿Cuánto dura la pérdida del gusto y el olfato por Covid-19?

0
20
Imagen: El Correo

La pérdida del olfato (anosmia) y del gusto (ageusia) es uno de los síntomas menos habituales del coronavirus, según la Organización Mundial de la Salud, aunque algo más de 4 de cada 10 pacientes suelen padecerlo según el estudio de seroprevalencia EneCOVID del ISCIII.

La anosmia aparece con mayor frecuencia en la primera semana de la enfermedad, y puede ir acompañada de fiebre y tos.

Aunque, un estudio de la Universidad de California indica que sería un indicativo de una versión más leve de la enfermedad.

Por el momento, no se sabe de forma exacta cuánto tiempo dura la pérdida de gusto y olfato por coronavirus.

Según un estudio publicado en JAMA Network, alrededor del 80 por ciento de los pacientes recupera el olfato y el gusto de forma espontánea a las cuatro semanas.

Sin embargo hay pacientes que padecen anosmia durante meses, quedándose como una secuela permanente del Covid-19.

¿Cuáles son las causas de la pérdida de gusto y olfato por coronavirus?

En una revisión de estudios, realizada por la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello, constataron que existe evidencia de la afinidad del coronavirus por las células nerviosas.

Mientras, en el estudio ‘Pérdida del sentido del olfato durante la pandemia Covid-19’ señalan dos causas:

Por la inflamación nasal, el edema de la mucosa y la obstrucción del flujo de aire hacia la rima olfatoria, o tras la infección e inflamación directa de la mucosa olfativa con la consecuente neurodegeneración del neuroepitelio olfativo.

¿Hay tratamiento para la anosmia por Covid-19?

Hasta la fecha no hay evidencia de que haya terapias efectivas en pacientes con anosmia relacionada con Covid-19.

Sin embargo, los profesionales recomiendan un entrenamiento olfativo que implique la repetición y exposición de un conjunto de olores (limón, rosa, clavo y eucalipto) durante 20 segundos cada uno, dos veces al día, durante al menos 3 meses.

El citrato de sodio intranasal, la vitamina A intranasal o el omega-3 serían otras opciones terapéuticas.

La pérdida del olfato es común en padecimientos neurológicos como enfermedad de Alzheimer, esclerosis múltiple, enfermedad de Parkinson o neuropatías craneales (daño en los nervios del cerebro o en el tallo cerebral), y puede ocurrir después de una infección viral común.

También puede resultar por otras causas médicas como congestión o pólipos nasales, lesión de los nervios que controlan el olfato por cirugía o traumatismo en la cabeza, exposición a químicos tóxicos (pesticidas o solventes), medicamentos (antiinflamatorios o antibióticos), radiación para tumores de cabeza o cuello, problemas hormonales, envejecimiento o uso de cocaína.

Aunque podría no parecer significativo, si se compara con otros problemas de salud, podría tener consecuencias trascendentales:

Por ejemplo, ser incapaz de percibir humo o una fuga de gas, o identificar si la comida se ha descompuesto. También podría provocar deficiencias nutricionales, pérdida de peso, y aislamiento si se vuelve deprimente comer con otros cuando no se saborea la comida.

Para las personas que han perdido el olfato por el coronavirus —o por cualquier otra razón— oler frecuentemente diversos aromas podría ayudar a recuperar la función.

Intente con aromas fuertes como romero, curry, lavanda u otras hierbas intensas. Antioxidantes, como el ácido alfa-lipoico.

También, podrían ser útiles para la pérdida del gusto, enfocarse en texturas — lo crujiente de una zanahoria o el jugo de una baya en su boca, por ejemplo.

Fuente: Redacción Medica Sanitaria y Brain & Life