La riqueza del bosque seco tropical de Uninorte: un espacio rico en biodiversidad

0
30

El bosque seco tropical de la Universidad del Norte cuenta con aproximadamente 10 hectáreas y está ubicado paralelo a la calle 53, compartiendo la misma área del Observatorio de Aves – Álula.

Es un espacio de gran importancia para la conservación de la biodiversidad en entornos urbanos, debido a la multiplicidad de especies que habitan en él.

Este año el departamento de Química y Biología comenzó una investigación que consta de un monitoreo a los mamíferos nocturnos que residen en el bosque, por medio de cámaras trampa, para conocer su comportamiento de su vida silvestre. Como parte de los resultados, se han podido identificar animales que nunca antes se habían visto en el bosque, como zorros, armadillos, osos hormigueros, entre otros.

A través de una investigación liderada por el departamento de Química y Biología, docentes exploran y conocen más acerca de la fauna que habita en el bosque.

El bosque seco tropical se define como una formación vegetal que presenta una cobertura boscosa continua y que se distribuye entre los 0-1000 m de altitud.

Presenta temperaturas superiores a los 24ºC (piso térmico cálido) y precipitaciones entre los 700 y 2000 mm anuales, con uno o dos periodos marcados de sequía al año (IAvH 1998).

Esta formación corresponde a los llamados bosques higrotropofíticos o bosque seco tropical de Holdridge.

Presenta una vegetación con características xerofíticas, correspondientes a formaciones secas tropicales.

Estos ecosistemas se caracterizan por la diversidad de especies de fauna y flora con distintos tipos de adaptación a su medio ambiente, debido en particular a que están expuestas a regímenes de grave sequía y temperaturas extremas.

Los bosques secos tropicales aportan una amplia gama de servicios ecosistémicos, de Aprovisionamiento:

Frutos como el níspero, el caimito, el mamoncillo y el Hobo, pero también de ciertas variedades de pimienta y ají, maderas, fibras, plantas ornamentales y toda una serie de compuestos químicos secundarios como resinas, alcaloides, aceites esenciales, látex y fármacos.

Culturales, pueden constituirse en destinos turísticos y de recreación; Captura y almacenamiento de dióxido de carbono para la amortiguación del cambio climático global.

Protección de los suelos contra la erosión y la desertificación; la absorción, almacenamiento y liberación de agua lluvia y freática, el reciclamiento de nutrientes, la regulación del clima, el amortiguamiento de la intensidad del viento y del ruido, entre otros.

Fuente: Universidad del Norte y Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible.