La Cueva le rinde homenaje este miércoles a Totó la Momposina

0
14
Totó la momposina. Imagen: Letras.

Este miércoles, La Fundación La Cueva le rinde homenaje a la gran embajadora del folclor colombiano Sonia Bazanta Vides y a quien el mundo identifica con el sonoro nombre de Totó La Momposina.

La “Reina de la cumbia” anunció su retiro de los escenarios, tras presentarse por última vez el 25 de septiembre, en el Festival Cordillera, en el Parque Metropolitano Simón Bolívar de Bogotá.

El de Barranquilla será en un encuentro familiar con los escritores Patricia y Miguel Iriarte en conversación con Marco Vinicio Oyaga, hijo de Totó y heredero de esta gran tradición.

El diálogo versará sobre su música, sus aportes, sus apuestas y los nuevos sencillos lanzados este mes por Astar Artes Recordings y Real World para el mercado mundial.

Se escucharán los temas que han hecho vibrar y que han escrito en mayúsculas el
nombre de Colombia en escenarios internacionales.

Todo esto al hilo de la reciente publicación del libro Totó, nuestra diva descalza, editado por editorial Planeta.

“Tras seis décadas de cantarle al folclor colombiano, la gran Totó oficializó su despedida de los escenarios hace dos días, razón por la cual es un honor inmenso rendirle este amoroso homenaje para agradecerle por todo el legado musical que nos deja”, indica Carolina Ethel, directora de la Fundación La Cueva.

Totó La Momposina ha dedicado su vida  a representar  la música de la costa Caribe colombiana.

Como cantante, bailarina y maestra que encarna ese lugar fértil donde las culturas africanas de Colombia, las culturas indígenas indias y españolas se mezclan para crear una tradición musical única.

Totó no sólo es su mayor intérprete, sino también una innovadora inquieta.

“Totó hizo parte de la comitiva que acompañó a Gabriel García Márquez a Estocolmo, el 11 de diciembre de 1982,  para recibir el Nobel de Literatura, evento que hoy cobra relevancia, si tenemos en cuenta que este año es el aniversario 40 de este suceso”, finalizó Carolina Ethel.

Fuente: Fundación La Cueva