Homenaje a Amalín de Hazbún, “la Aguja de Oro de Colombia”, hito, ícono y leyenda

0
17
Aunque nació en San Marcos (Sucre), Amalín es más barranquillera que "la Ventana al mundo".

Gracias a su condición de puerto marítimo y fluvial, el Departamento del Atlántico ha sido
puerta de entrada a Colombia de importantes adelantos tecnológicos.

Desde la navegación fluvial, el ferrocarril y la aviación, hasta la radio, el cine y la televisión.

Así mismo, ha sido pionero en el desarrollo de muchos sectores relevantes para la economía, entre ellos, la moda.

Durante las primeras décadas del siglo pasado, a Colombia llegaban primero por Puerto Colombia: sombreros, accesorios, telas, botones, piedras y todo tipo de insumos para la confección, procedentes de Europa y Asia.

De allí que nuestros modistos siempre estuvieran a la vanguardia en las tendencias, convirtiéndose, además, en precursores de propuestas de autor.

Por ello, sí bien Antioquia fue asiento para grandes textilerías, Atlántico siempre fue la “cuna del diseño”.

En los años 50 y 60 Toby Seton, diseñador de origen egipcio radicado en Barranquilla, se
convirtió en el primer creador prêt-à-porter en Colombia.

Más adelante, hacia los años 80 y 90, Amalín de Hazbún, marca un hito en la historia de la moda en Colombia y consolida a Barranquilla como bastión del talento creativo y meca de la moda.

Le siguieron personajes tan reconocidos como Alfredo Barraza, Claudia Gontovnik,
Silvia Tcherassi, Lina Cantillo, Tina Newman, Elia Abuchaibe, Francesca Miranda, Judy
Hazbún y Beatriz Camacho, entre muchos otros que han ocupado las portadas de las
más destacadas publicaciones nacionales e internacionales.

En los últimos 3 lustros la industria de la moda ha evolucionado de manera significativa.

Una generación mucho más preocupada por los cambios climáticos, con mayor
conciencia sobre la industria estilística, ha hecho que diseñadores y marcas concentren
sus esfuerzos en la moda sustentable.

La penetración tecnológica, la red de información digital de la que ahora todos formamos parte con nuestros dispositivos móviles y ordenadores personales y el uso de las redes sociales, han cambiado el concepto de tiempo y espacio y la manera en que nos comunicamos.

Ahora somos inmediatistas y las colecciones, como las conocíamos, han ido desapareciendo, la tendencia va más enfocada a cápsulas atemporales que el
consumidor puede tener en su closet con sólo un “click”.

Ya no existen fronteras ni barreras geográficas, así que podemos visitar y comprar en cualquier tienda alrededor del mundo de forma virtual.

El Atlántico

Nuestro Departamento no ha sido ajeno a toda esta transición.

“La nueva ola del diseño” abarca una extensa lista de ‘jóvenes talentos’ comprometidos con su entorno, con propuestas innovadoras que van desde el diseño de telas inteligentes y prendas eco-amigables, materias primas y técnicas de confección con sello ético, hasta la forma de llegar e interactuar con los nuevos mercados.

Galardón “Aguja de Oro”

Se trata de una vitrina para promover el trabajo y aporte de estas nuevas generaciones al sector de la moda; exaltar el talento del Atlántico y Barranquilla y mantener ese posicionamiento que nos ha distinguido por décadas como uno de los núcleos del diseño en Colombia.

Amalín de Hazbún, “la Aguja de oro de Colombia” 

Conocida desde hace más de 40 años como ‘La Aguja De Oro’ de Colombia, Amalín es
considerada hija ilustre del Atlántico.

Hacia finales de la década de 1920 e inicios de 1930, su padre José Escaf, huyendo de
los estragos de la guerra, emprendió, desde el Líbano, en el Oriente Próximo, una larga
travesía por el Océano Atlántico que terminó en el muelle de Puerto Colombia.

Meses más tarde llegó su esposa Elena con quien construyó una numerosa familia que se
arraigó en San Marcos, Sucre donde nació Amalín.

Sin embargo, a sus 17 años, luego de contraer nupcias con el distinguido industrial Miguel Hazbún, Amalín se radicó en la misma tierra que, años atrás, le diera la bienvenida a sus progenitores.

Adoptada por Barranquilla, esta maestra del diseño ha recorrido las más altas esferas,
dejando siempre en alto el talante y la creatividad de los atlanticenses y barranquilleros.

Es un referente de la moda en nuestro país, no sólo por su elegancia y particular estilo,
sino, además, porque su sello “crear a la medida” es, incluso, tema de estudio dentro de
la academia.

Amalín ha recibido un sin número de reconocimientos y distinciones alrededor del mundo,
entre ellos, la mención de honor en alta costura otorgada por el American College of USA
de Atlanta.

Ha sido una institución dentro del Concurso Nacional de Belleza. Sus creaciones han
hecho eco en ciudades como Tokio, Hong Kong, Río de Janeiro, Santo Domingo, Seúl y
Londres.

Su estrecho vínculo con Barranquilla la ha llevado a descubrir toda la magia que encierra el Carnaval, plasmando en suntuosos vestidos de fantasía: historia y tradición
que se entretejen entre lentejuelas y canutillos.

Hito, ícono y leyenda, ‘La AGUJA DE ORO’ de Colombia es ejemplo para las nuevas
generaciones del diseño y fuente de inspiración para el Galardón que, bajo su seudónimo,
promueven el arte de diseñar y estimulan el talento y la excelencia.

CATEGORÍAS

1. Arquitectura de producto: Laura Cepeda, Lina medina y Carolina Obregón

2. Innovación, tecnología y economía circular: Suheydy Doria, Michelle Paola Leguizamo y
Diana Camacho

3. Identidad cultural y sustentabilidad artesanal: Claudia Quintero, Thara Guerra y Elvia NOYA

Los premios fueron entregados por Pamela lozano, Secretaria de Turismo del Atlántico,
quien otorgará el premio de “Arquitectura de Producto”.

El segundo galardón, “Innovación, tecnología y economía circular”, lo entregó Yilda Castro, Directora Ejecutiva de Fenalco Atlántico.

3. El tercero, “Identidad cultura y sustentabilidad artesanal”, lo entregó Emilia Velázquez, decana de la facultad de arte y diseño de la Universidad Autónoma del Caribe.

Todos fueron entregados durante la Feria Estilo Caribe que finaliza este domingo en el Puerta de Oro Centro de Eventos.

Fuente: Feria Estilo Caribe