Uniautónoma graduó a 71 mujeres de El Buen Pastor

0
13

Gracias a un convenio entre la Universidad Autónoma del Caribe, la Fundación Tejiendo hilos de Fe- Esperanza, con el apoyo de la Alcaldía de Barranquilla, se graduó la primera promoción de 39 mujeres privadas de la libertad y otras 32 pospenadas.

El evento de graduación, en diferentes técnicas de artes manuales, se realizó en ceremonia solemne al interior del Centro de rehabilitación El Buen Pastor, lugar donde las mujeres cumplen su castigo, y el que ha sido escenario para que muchas de ellas encuentren su primera oportunidad de aprender un arte que le permita sostener a sus familias.

En un emotivo acto, con toga y birrete, 71 mujeres recibieron su título de manos del rector del Alma Máter, Mauricio Molinares, quien manifestó su compromiso con estas obras, como aporte de la academia en la labor de transformación social de esta comunidad.

“Estamos enamorados de estos procesos. Nos llevamos sus sonrisas y el compromiso de seguir volviendo a graduar a más mujeres. Hoy titulamos a estas mujeres privadas de la libertad, que con este logro envían un mensaje importante a la sociedad”, acotó emocionado.

La graduación de las mujeres que hacen parte de esta comunidad tiene un significado especial para la dirección de El Buen Pastor.

“Nos esforzamos en empoderarlas. Ese título que toman hoy hace parte de las herramientas que nos sirven para una resocialización efectiva”, explicó Ofelia Díaz, directora del centro de rehabilitación.

El proceso de resocialización que promueve hace cinco años la Fundación Tejiendo Hilos de fe-Esperanza, liderado por la docente Claudia Quintero, está fundamentado en los valores y especial interés por darles alas con el arte y la manualidad a mujeres privadas de la libertad.

“Cuando yo llegué aquí (Centro de rehabilitación de El Buen Pastor de Barranquilla) mi vida cambió. Encontré la oportunidad de ser útil con lo que me enseñaba la Fundación Esperanza y que hoy es la fuerza con la que sostengo mi casa”, expresó una de las 32 pospenadas al concluir la ceremonia de grado.

Fuente: Universidad Autónoma del Caribe