Una anécdota con Renato Capriles y Diveana Pereira por una palabra del porro Kalamary

0
33
De izquierda a derecha, Jaime Rueda Domínguez, Oswaldo Sampayo Cobo, Fernando López de Vega, Renato Capriles, el maestro Billo Frómeta y Diveana Pereira. Foto publicada en el diario El mundo de Caracas, el sábado 18 de julio de 1987

POR: JAIME RUEDA DOMINGUEZ

Kalamary es uno de los porros más conocidos compuesto por el hijo más sobresaliente de El Carmen de Bolívar, el maestro Lucho Bermúdez.

De la inmortal pieza se hicieron versiones notables. La original con Lucho cantando Matilde Díaz; la instrumental de Tito Rodríguez y su orquesta y la de Pacho Galán en la voz de Emilia Valencia y otra del mismo orquesta de Pacho con sus solistas.

También, la grabó en 1970 Los Melódicos, agrupación fundada en Caracas por Renato Capriles el 15 de julio de 1958 e interpretada por Lee Palmer, una de las voces femeninas inolvidables que pasó por  “la orquesta que impone el ritmo en Venezuela”.

Los Calamary eran indígenas que habitaban la parte norte del actual departamento de Bolívar y casi todo el departamento del Atlántico.

Al igual que los de la costa del occidente de la desembocadura del Magdalena hasta el golfo de Urabá, han sido descritos en documentos históricos como caribes.

Recuerdo que en 1964 había en Barranquilla una emisora en la banda AM llamada Radio Kalamary, ya desaparecida, como La Voz del Litoral, Emisora Variedades, Radio Piloto y La Voz Porteña, entre otras.

La anécdota con Renato

Desde Emilita Dago, Los Melódicos siempre tuvieron una voz femenina en su “roster”. En 1987, estuve casi 20 días en Venezuela invitado por Renato Capriles acompañando a su elenco a una gira por el país.

(Renato me invitó como agradecimiento a una extensa entrevista que le hice para la Revista Miércoles del diario El Heraldo. Pocos días después de publicada, me envió una carta asegurando que era “la mejor entrevista que le habían hecho” hasta ese año. Uno de los apartes decía: “Cuando quieras darte una vuelta por Caracas, me avisas. Sólo necesitas un simbólico peso en tu bolsillo y lo demás corre por mi cuenta”. Y así fue. El abogado Fernando López de Vega y Oswaldo Sampayo me acompañaron al viaje. Recorrimos por tierra buena parte de Venezuela en el bus rojo de Los Melódicos. Nos pasamos de baile en baile, y no había presentación donde no se tocara Mi cocha pechocha).

En ese momento, Diveana Pereira era la voz femenina de la orquesta.

Dive Anna Pereira Sánchez (Maracaibo, mayo 20 de 1972) más conocida como Diveana, es una cantante de merengue y tecnomerengue, con dones musicales, de baile y actorales. Es conocida como ‘La Reina’.

Efectivamente, en el 87 Diveana era una adolescente de 15 años. Me llamó la atención que mientras que todos los integrantes de la orquesta tenían que reportarse a la sede en Bárcenas A Río, para de ahí emprender los viajes, a Diveana el bus la recogía en su casa. Su madre salía a despedirla y hasta le daba la “bendición”. Ni siquiera a Neggui, hija de Renato y trombonista, pasaban a recogerla.

Las orquestas y combos venezolanos siempre se han nutrido de la música tropical colombiana, con un altísimo porcentaje del repertorio grabado y el que se toca en los bailes, aportado por el folclor costeño.

En uno de esos bailes, una noche Diveana empezó a cantar el porro Kalamary, con su melodiosa voz.

Al entonar la primera estrofa noté que dijo: “Kalamary tribu Caribe/NIÑO con sangre guerrera/la tierra cartagenera/del color del dividivi”.

Cuando terminó el set le dije a Renato: “Diveana está cambiando una palabra de la letra original, no es niño sino tiñó”.

Inmediatamente la llamó a la mesa y le pidió que cantara a capela la estrofa citada. Y efectivamente repitió “NIÑO con sangre guerrera”.

Al instante Renato me dijo: “¿Cómo es Jaime?”. y le expliqué “es tiñó con sangre guerrera”.

Termino la anécdota: Renato cerró el tema y le dijo: “Jaime es colombiano y tiene por qué saberlo. De hoy en adelante vas a decir tiñó”.