9 de cada 10 empresas en Colombia tendrían que despedir empleados, de aprobarse la Reforma Laboral

0
18
El 79,4% de las empresas dice que restringiría planes de crecimiento, expansión o inversión presentes o futuros ante costos laborales ocasionados por la Reforma Laboral. Getty. Foto ilustrativa.

El 89% de las empresas – aproximadamente 9 de cada 10-, considera que, de aprobarse la Reforma Laboral tal cual como fue radicada en el Congreso de la República, los costos laborales se les incrementarían entre un 15% y 30%.

Significaría que tendrían que hacer reducciones de personal, según revela un estudio realizado por ACRIP Bogotá y Región central que consultó a sus empresas afiliadas, y que hizo en asocio con Econometría.

El análisis, producto de encuestas realizadas a sus empresas afiliadas y entrevistas a expertos en material laboral, también reveló que las iniciativas de la Reforma Laboral relacionadas con la creación de modalidades especiales de contratación para trabajadores agropecuarios, y lo concerniente a temas de diversidad, equidad e inclusión, fueron valoradas por las empresas afiliadas a ACRIP como iniciativas necesarias para el desarrollo económico y social del país.

Al respecto, Gladys Vega, presidente de la Federación Colombiana de Gestión Humana – ACRIP, señaló que “aunque en el estudio encontramos algunos puntos que pueden ser favorables para la estabilidad laboral, son más los temas que preocupan al sector empresarial y que se consideran no solo innecesarios, sino que pueden dificultar la continuidad del tejido empresarial”.

Entre ellos, está la restricción de la tercerización, que según el análisis puede reducir el margen de maniobra de las empresas ante las variantes condiciones de los mercados.

En ese sentido, expertos laborales consultados en el estudio coincidieron en que una fracción de lo tercerizado se incorporaría a las empresas, aumentando levemente el empleo asalariado y reduciendo la informalidad.

Sin embargo, haría más difícil la generación de empleo al hacerla más costosa y también reduciría el empleo formal.

Los expertos advirtieron sobre el grado de dificultad en la práctica de vigilar y controlar si las actividades contratadas mediante tercerización corresponden o no al objeto social de las empresas, incrementando la tramitomanía.

Otro de los puntos que son de cuidado para el sector empresarial es el relacionado con la prohibición de pactos colectivos donde existan sindicatos.

En esa línea, el estudio señala que es necesario aclarar que al ser el pacto colectivo, un derecho que tienen trabajadores y empleadores de llegar libremente a acuerdos que consideren beneficiosos para ambas partes, no resulta conveniente eliminar ese derecho en favor de un grupo que, aunque importante, es minoritario, como lo son las asociaciones sindicales.

En lo relativo al incremento en costos de despido e indemnizaciones, el análisis resalta que este tipo de políticas hacen más difícil la generación de empleo.

Además, aunque un aumento en los costos reduciría la rotación de personal, ello incrementaría el tiempo de búsqueda de empleo, pues las empresas serían más selectivas y estrictas para contratar.

“Si se desea incrementar la estabilidad laboral, el camino recomendado es mejorar y ampliar el sistema de seguro al desempleo, articulando recursos como las cesantías y los costos de despido e indemnizaciones que ya existen”, señaló Gladys Vega.

El incremento en costos puede ocasionar múltiples efectos no deseados, pues las empresas participantes del estudio indicaron potenciales reacciones ante incrementos en los costos laborales del 15% y 30%:

El 88,9% de las empresas manifestó que reduciría el número de empleados en su empresa si se incrementaran los costos en un 30%, y el 81,0% dijo lo mismo si el incremento en costos fuese del 15%.

Por otra parte, el 79,4% dijo que restringiría planes de crecimiento, expansión o inversión presentes o futuros ante incrementos del 30% y el 73,0% si el escenario es del 15%.

Las reacciones potenciales menos citadas son retirar inversión extranjera y dejar de operar.

No obstante, ante un incremento en los costos laborales estas reacciones se darían en más del 30% de las empresas.

La Federación Colombiana de Gestión Humana – ACRIP reiteró el llamado al Gobierno nacional y a los congresistas que debatirán el texto de la Reforma Laboral para que sean escuchados los empresarios, pues, aunque se considera necesaria una reforma, esta debe incentivar la generación de empleo y el crecimiento empresarial, a su vez que debe velar por mejores condiciones para trabajadores de toda índole.

Fuente: Federación Colombiana de Gestión Humana – ACRIP