El camino recorrido por Barranquilla para ser una ciudad más amigable con el medioambiente

0
78
En el marco del Día Mundial del Medioambiente, esta es la ruta que ha trazado Barranquilla hacia la ‘Biodiverciudad’, y hacia el impulso de la economía y el turismo sostenible.

Atender la necesidad de cuidar el medioambiente se ha convertido en una tarea que muchas ciudades han adoptado dentro de sus políticas públicas y Barranquilla no es la excepción.

Desde hace más de 10 años la ciudad ha venido adelantando proyectos y programas que la convierten en una ciudad más verde, y hoy -con el propósito de consolidarse como una ‘Biodiverciudad’- sus modelos se están posicionando a nivel internacional.

En el marco del Día Mundial del Medioambiente esta es la ruta que ha trazado la Administración distrital hacia la conservación de los recursos naturales.

Mejora de la temperatura y calidad del aire

Barranquilla, por su ubicación geográfica, es una ciudad que se caracteriza por su clima tropical cálido, lo que hace que tenga temperaturas alrededor de 27 grados celsius.

Sin embargo, dentro de las acciones de la Administración distrital se implementó un completo programa de siembra de árboles y paisajismo, no solo para embellecer la ciudad sino para mitigar los efectos del cambio climático.

Es por esto que, a la fecha, Barranquilla cuenta con 126.253 árboles sembrados y 599.321 metros cuadrados de paisajismo intervenidos en las cinco localidades, así como 4 bosques urbanos, estos últimos que representan casi 16 hectáreas de espacios destinados exclusivamente al desarrollo de 15.714 árboles.

Con los espacios destinados para los bosques, la ciudad gana importantes pulmones de oxígeno, con beneficios como reducir el dióxido de carbono (CO2) y ayudar a la disminución de la temperatura.

A esta apuesta por la recuperación del espacio público se suma el impacto del programa distrital ‘Todos al Parque’ con el que la Administración ha logrado la recuperación de 285 de estos escenarios, representados en 1.641.943 metros cuadrados de espacio público, de los cuales 709.849 metros cuadrados son zonas verdes.

Con este programa Barranquilla es referente a nivel internacional al contar con la iniciativa de desarrollo sostenible más innovadora a nivel mundial, según el World Resources Institute.

Ecoturismo

Uno de los proyectos bandera del alcalde Jaime Pumarejo Heins es la recuperación de la ciénaga de Mallorquín, un espacio que cuenta con una gran variedad de especies de animales invertebrados marinos, peces, anfibios, reptiles, aves y cuatro especies de mangles identificadas hasta el momento.

Aquí, el mandatario busca recuperar el lugar, pero al mismo tiempo aprovechar su riqueza natural para convertirlo en un ecoparque, el cual ya tiene un importante avance de construcción, en el que los visitantes podrán realizar avistamiento de aves a través de senderos ecológicos entre manglares, transitar por la bicirruta, realizar deportes náuticos, actividades culturales, disfrutar de la gastronomía que ofrecerán en la zona de restaurantes, una piscina natural y un muelle.

Ejecutarlo obligó a trabajar en la descontaminación del cuerpo de agua para lograr un equilibrio del ecosistema.

Para lograrlo se utilizó un método innovador basado en el uso de microalgas cultivadas en el mismo humedal, las cuales se encargan de disminuir las concentraciones de los contaminantes del recurso hídrico, sin necesidad de otros métodos químicos que alteran el ecosistema.

Además, se complementa la recuperación de la playa de Puerto Mocho y el tren turístico de Las Flores, más la primera oferta turística y de transporte a través del río Magdalena con el RíoBus.

La integralidad de este proyecto hizo que el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo diera un concepto favorable para la declaratoria de Atractivo Turístico Natural.

Energías renovables

El Distrito puso en marcha dos grandes proyectos que aprovechan entre seis y ocho horas de irradiación solar que tiene la ciudad para generar energía verde.

Uno de ellos es la instalación de paneles solares del proyecto de autogeneración a pequeña escala que beneficiará a los edificios públicos como colegios, escenarios deportivos, hospitales, entre otros.

Son más de 10.000 paneles solares que ahorrarán energía hasta un 25 % y reducir aproximadamente 10 millones kg de dióxido de carbono al año.

El segundo, es un parque fotovoltaico de generación a gran escala que generará más de 10 megavatios para el alumbrado público de la ciudad.

Para este se instalarán más de 20.000 paneles solares.

Parque eólico costa afuera

El gran hito que convertiría a Barranquilla en líder en Latinoamérica en la transición energética es el parque eólico costa afuera.

Generará entre 250 y 500 megavatios, aprovechando las velocidades de entre 9 y 13 metros de viento al que está expuesta la ciudad en su zona costera.

Además, promoverá la independencia energética, generando condiciones para que la ciudad se vuelque a las energías limpias, lo que a largo plazo significará un ahorro.

Modernización del alumbrado público

Barranquilla modernizó la infraestructura del alumbrado público al instalar 68.000 luminarias hasta reducir en 36 % la emisión de toneladas de gases de efecto invernadero y ahorrar el 39 en % del consumo de energía, aportando así a la mitigación del cambio climático.

Así, la ciudad es la primera en lograr una modernización total, ganando el premio a la eficiencia energética entre 76 urbes colombianas.

Fuente: Alcaldía Distrital de Barranquilla