Detectan robo de energía en Villa Santos

0
23
Imagen suministrada por la empresa Air-e

La empresa Air-e detectó un caso de robo de energía en el barrio Villa Santos al norte de Barranquilla.

El procedimiento se hizo en una lujosa vivienda, estrato seis, en la calle 103 con Kra 49E, donde se detectó la manipulación del equipo de medida, con un ‘puente’ para evadir el pago real del consumo de energía.

En principio, el ilícito asciende a más de $7 millones mensuales y $90 millones anuales, aproximadamente.

Al mismo tiempo también se evadía el pago del impuesto de “contribución de solidaridad”, que representa el 20% de la energía robada; es decir, $1 millón 400 mil mensuales y $18 millones anuales.

Lo reprochable de esta conducta es que manera consiente también se afecta el patrimonio público, ya que estos recursos se destinan a subsidios disminuyendo el costo de la factura de los usuarios más necesitados (subnormales y residenciales de estratos 1, 2 y 3).

Cuando se evade parte del pago de la contribución, le corresponde al estado aportar los dineros para cubrir el déficit que origina este fraude.

El robo de energía a este nivel, es más condenable y no puede pasar desapercibido.

Otros casos

En la Kra 39 N. 37-43, cerca al parque San José, se encontraron líneas directas para alimentar un establecimiento comercial que expendía bebidas embriagantes.

En el Barrio Abajo, en la calle 39 N. 50B-89, se detectó un servicio directo en una plastiquera que manipulaba las redes de distribución que Air-e administra, opera y mantiene.

Estos casos evidencian que el robo de energía es un comportamiento común entre algunos  usuarios, y la efectividad de Air-e en la detección, denuncia y normalización de estas anomalías, sin perjuicio de las acciones penales.

“A pesar de las campañas hay personas naturales y establecimientos comerciales que insisten en conectarse ilegalmente. Afecta a la empresa y la calidad del servicio”, informó el Gerente de Servicios Jurídicos de Air-e, Fermín De la Hoz.

La compañía recuerda que estas conductas tipifican el delito de Defraudación de fluidos, con pena máxima de 6 años y multa máxima de 150 salarios mínimos.

Por otra parte, manipular los medidores e instalaciones eléctricas pone en riesgo la vida y la integridad de las personas y daña los electrodomésticos.

Para la empresa son fundamentales las denuncias de los usuarios que pagan su consumo,  las cuales han ayudado a actuar contundentemente contra los delincuentes que, en perjuicio del resto de usuarios, cometen este  ilícito.

Gracias a los operativos diarios han disminuido las pérdidas en la región.

Air-e lidera con la Fiscalía cerca de 440 investigaciones penales por hurto y defraudación de fluidos, se han capturado 183 personas por este delito y por el concierto para delinquir.

Fuente: Relaciones Externas Air-e