Barranquilla, en Comisión Global por la biodiversidad

0
21
Jeffrey Sachs, copresidente y cofundador de SDSN. Imagen: Zona Cero

Barranquilla es la urbe que más ha fortalecido su política pública en pro de la biodiversidad para ser la primera biodiverciudad del país.

El alcalde Jaime Pumarejo, posiciona a la ciudad integrando comisiones de cooperación internacional, consiguiendo que la capital del Atlántico se vincule a tres organizaciones internacionales que apoyan y crean mecanismos de financiación para impulsar proyectos que ayuden a mejorar y/o recuperar la biodiversidad de los territorios que hacen parte.

Jeff Sachs, copresidente y fundador de SDSN, explica que “todas las grandes ciudades están apuntando al desarrollo sostenible, el desarrollo económico, la justicia social y un ambiente natural seguro; y Barranquilla, que es una gran ciudad, es parte de este esfuerzo global”.

Por su parte, Mauricio Rodas, exalcalde de Quito es un “reconocimiento al mandatario distrital y a su liderazgo global en materia de combate al cambio climático en la ciudades”.

“Todos sabemos que es en las ciudades donde se generan más del 70% de emisiones de CO2 en el planeta. Significa que la batalla en contra del cambio climático se va a definir en las ciudades, que para que puedan ejercer un rol colectivo se requiere transformar su infraestructura, convertirla en climáticos-resilientes, adaptarla a los efectos del cambio climático y se necesitan recursos que hoy no están siendo disponibles”, dijo el exalcalde.

Las comisiones y el rol de Barranquilla

La Comisión SDSN, por su siglas en inglés, (Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible), propone reformas y nuevos mecanismos para asegurar la financiación de los objetivos de desarrollo sostenible urbanos.

En esta comisión, el alcalde Pumarejo es miembro junto con la alcaldesa de París, Ana María Hidalgo; Jeffrey Sachs, copresidente y fundador de SDSN; el alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes; la Secretaría Técnica que tiene la Universidad de Pennsylvania, entre otros importantes personajes que han trabajado para mejorar las condiciones del medioambiente.

Dicha comisión, donde está Pumarejo desde el 21 de junio en la una cumbre realizada en París, está basada en el estudio preliminar para crear mecanismos y criterios de financiación con el fin de buscar nuevos capitales, e incluso, de organismos multilaterales y/o mercados privados.

Barranquilla también es miembro de la Junta Asesora de las Naciones Unidas para promover la restauración de ecosistemas.

Reúne pueblos indígenas, comunidades locales, expertos en restauración de ecosistemas, trabajadores de los medios y la cultura, sectores privados, entre otros.

Su objetivo, ofrecer perspectivas y escuelas de pensamiento relevantes en respuesta a los desafíos para implementar en la década de las Naciones Unidas -este es el plazo límite que, según los expertos, representa la última oportunidad de prevenir un cambio climático catastrófico-, así como inspirar y ampliar los objetivos a través de diversos canales y redes.

En una carta, enviada al alcalde Jaime Pumarejo, donde lo confirman como miembro, la coordinadora de la Junta Asesora, Natalia Alekseeva, destaca:

“Sus esfuerzos ya han ayudado a crear conciencia de que solo los ecosistemas saludables pueden mejorar la vida de las personas. Sus esfuerzos ayudan a mejorar los medios de vida, contrarrestar el cambio climático y detener el colapso de la biodiversidad”.

La tercera organización es la Global Commission on Nature-Positive Cities del Foro Económico Mundial (WEF), una comunidad de líderes que utiliza su experiencia y sus ambiciones para despejar el camino hacia una economía global positiva para la naturaleza con cero emisiones netas para 2030.

Esta organización reúne a campeones de los sectores público y privado, la sociedad civil y la academia, quienes cumplen roles para exigir y encabezar un mundo próspero, resiliente y equitativo para todos.

Los integrantes, entre estos el mandatario barranquillero, se reúnen para asumir un papel principal en la configuración de la agenda  en el escenario global, mostrar cómo sus empresas, gobiernos y organizaciones están interrumpiendo las prácticas comerciales habituales para detener el daño de la naturaleza.

Finalmente, identifican nuevas oportunidades de asociación de múltiples partes interesadas, trabajando con otros líderes mundiales y aprendiendo de ellos.

Fuente: Alcaldía Distrital de Barranquilla