Mr. Bono, la historia de éxito de un emprendedor barranquillero que no se dejó vencer

0
5073
Carlos Simán, propietario y fundador de la marca Mister Bono.

Un gran ejemplo de cómo el fracaso en el emprendimiento es una de las maneras más sólidas de lograr el éxito, mostró en Caribe BIZ Forum, Carlos Simán.

Se trata del propietario y fundador de la marca Mister Bono, que hoy cuenta con una red de puntos de venta en varias ciudades, que la han posicionado como una de las más sólidas del país.

Los asistentes al evento organizado por la Cámara de Comercio, escucharon con atención la historia de este emprendedor barranquillero.

A punta de toparse de frente con varios experimentos fallidos, logró dar con un emprendimiento que hasta el momento le ha significado el mayor logro de su vida empresarial.

“Yo era un empleado de una compañía de la ciudad, pero siempre tuve la inquietud de emprender.

En mi familia ha habido empresas y le quise apostar a un negocio propio que me permitiera a mí a y a mi familia tener una estabilidad económica sostenible en el largo plazo.

Siman contó que lo primero que hizo hace muchos años, fue montar una empresa de venta de jugo de noni.

La fruta estaba de moda y quiso hacer el producto con materia prima que consiguió en el Atlántico.

En su momento fue un éxito, pero por ser una tendencia de moda duró muy poco.

Posteriormente le apostó a una empresa de limpiadores de grasa y de detergentes, aprovechando la maquinaria que le había quedado de su emprendimiento de jugo de noni. El negocio no fue muy exitoso y desapreció pronto.

Sin embargo, no se dio por vencido y al lado de su esposa montaron una empacadora de antipasto, incursionando en mercados nacionales e internacionales.

De allí saltó a una compañía de suministros para empresas en la cual tampoco le fue muy bien.

Entonces se decidió a montar un negocio de comidas y, viendo el mercado, pensó que en Barranquilla hacía falta una venta de churros, como se veía en Estados Unidos. Importó el producto y montó un punto de venta en un centro comercial.

“Al final el punto de venta se convirtió en una miscelánea en la que vendíamos de todo, menos churro, cuya importación y manejo logístico lo hacían un producto de difícil manejo.

Entonces analicé, qué producto tenía más rotación y fue cuando surgió la idea del pan de bono, que es una receta original de mi abuela” explicó Simán.

Lo que más se vendía en el punto de los churros era el pan de bono con la avena. Y entonces lo volvió a intentar.

Creó la marca Mr. Bono, que hoy en día tiene más de 100 puntos de venta en todo el país y que sin duda se ha metido en el corazón de muchos colombianos, algo que Simán valora mucho.

La enseñanza que este aguerrido emprendedor barranquillero dejó en la audiencia de Caribe BIZ Forum, es que por más duro que parezca el camino, lo que menos hay que hacer es darse por vencido y en eso él mismo da el ejemplo.

El ingenio barranquillero ha popularizado la expresión: “Centro Comercial que se respete huele a pan de bono”, o a Mr. Bono, que es igual.

[Fuente: Comunicaciones Corporativas Cámara de Comercio de Barranquilla].