Pacho Galán: el Rey del Merecumbé hablaba con sus canciones

0
516

Como era en la vida real, lacónico, así eran sus canciones. una letra corta y muchas veces un coro escueto que decía: “Merecumbé en Bogotá”. Sí, así era, Pacho Galán, un soledeño de pocas palabras, pero con un poder de creatividad musical que se perdía de vista..

La vida musical de Francisco Galán Blanco comenzó muy temprano. A los 14 años ya tocaba violín y clarinete y compuso un vals titulado “Teresa”.

Muy joven ingresó a la Banda Departamental del Atlántico para luego hacer parte de la Orquesta Sosa, al mando de Luis Felipe Sosa, uno de sus mentores musicales.

Al morir Sosa, en 1940, se crea la llamada Emisora Atlántico Jazz Band. Pacho Galán asume la dirección musical y los arreglos de la mayoría de porros, guarachas, fandangos y cumbias interpretados y grabados por la nueva agrupación. Faltaban 15 años para crear su icónico merecumbé.

Nacido en Soledad (Atlántico) el 3 de octubre de 1906, la historia personal de Pacho Galán está ligada directamente a la evolución musical del Caribe colombiano.

Creador de por lo menos diez ritmos tropicales, entre los que se cuentan:

El chiquichá (con temas como “Camino culebrero” y “Al mar”); el bambugay (mezcla de bambuco y gaita con un único título que lleva justamente ese nombre, “El bambugay”); el mecemece (como “El mecemece”, “El vaivén” y “Linda noche”); el tuqui-tuqui (“El tuqui-tuqui candeloso” y “Alegrías del carnaval”9, y, por supuesto, el ritmo que lo consagró: el merecumbé.

Cuenta la historia que en julio de 1955, la orquesta de Pacho Galán grabó una composición propia llamada “Cosita linda”, inscrita en un ritmo desconocido, mezcla de cumbia y merengue costeño.

En aquel momento el compositor soledeño se encontraba trabajando en Medellín con la orquesta de Ramón Ropaín, y el sello Sonolux lo instó a armar una orquesta propia para grabar ese tema.

Así nació el ritmo del merecumbé, mezcla de cumbia y merengue costeño, en cuya génesis participó también el percusionista de la banda de Galán, Pompilio Rodríguez.

Según el investigador Adlai Stevenson Samper, biógrafo de Galán, “uno de los encantos ocultos del merecumbé fue que logró articular una coreografía propia, con unos precisos pases de danza que entusiasmaban a los bailadores y eran la alegría del salón”.

A partir del éxito tardío que representó para un Pacho Galán de 49 años su más famosa composición, diferentes colegas suyos como Lucho Bermúdez, Clímaco Sarmiento, Pedro Laza, Juancho Vargas y Esthercita Forero también hicieron sus propios merecumbés.

En el extranjero la moda fue emulada por las orquestas de Rafael de Paz, la Sonora Matancera, la Billo’s Caracas Boys, Los Melódicos, Los Jóvenes del Cayo y las de Miguelito Valdés y José Fajardo.

Pacho Galán también compuso los porros “Boquita salá”, “La butifarra de Pacho” y “A la carga”, en homenaje a Jorge Eliécer Gaitán.

Muchos reconocimientos recibió en vida, así como también discos de oro por sus ventas. Galán murió el 21 de julio de 1988 en Barranquilla, ciudad donde realizó casi toda su carrera.

La música del creador soledeño quedará para siempre anclada a un sentimiento de identidad nacional.

Curiosamente, Pacho Galán y su gran amigo Billo Frómeta, quien le grabó varios de sus temas, murieron en 1988, con una diferencia de apenas 45 días. El dominicano se le anticipó el 5 de mayo.

[Fuente: Radio Nacional de Colombia].