“Mi mayor frustración, no haber cantado en la Billo’s Caraca Boys”: Juan Piña

0
467
Juan Piña Valderrama en El Caribean Show.

POR: JAIME RUEDA DOMINGUEZ

“Yo fui un frustrado. Uno de mis anhelos, siempre, fue cantar con la Billo’s Caracas Boys.

Adoraba y adoro la música de la Billo’s. Dos años antes de morirse el maestro Billo Frómeta  (1986) me llamaron y me llevaron a Caracas.

Estuve 4 noches y tres días y lamentablemente el maestro se enfermó Y tuve que regresar. Todavía sigue siendo una frustración mía”.

Así lo confesó anoche  el consagrado artista de la música tropical colombiana, Juan Piña Valderrama.

“El niño de San Marcos”, como se le conoce en el ambiente musical, reveló que, realmente, tiene tres frustraciones en la vida:

La primera, no haber sido futbolista.

La segunda, no haber tenido un hijo varón (tuvo 7 hijas).

Y la tercera, no haber podido cantar con la orquesta venezolana Billo’s Caracas Boys.

Tales revelaciones las hizo el muy apreciado intérprete  en el Programa El Caribbean Show. Piña, nació en San Marcos, Sucre,  el 18 de junio de 1951.

El espacio de más de dos horas se transmite por el canal de YouTube todos los domingos después de 8:00 de la noche, de la mano del acreditado y joven humorista, influencer y showman, Juanda Caribe, reconocido nacionalmente como un destacado comediante  barranquillero,  por sus stand-ups apariciones.

Juan Piña celebró 50 años de exitosa carrera musical en 2017. Desde hace más de 30 años reside en Barranquilla.

En 2012 ganó Grammy Latino  como Mejor Cumbia y Vallenato por su álbum titulado ‘Le canta a San Jacinto’.

Durante la audición desde la discoteca Trucupey donde se origina El Caribbean Show,  el maestro Piña recordó que en 1966, con 15 años, fue contratado por la orquesta de los Hermanos Martelo y lo llevaron a una gira por Nueva York.

En ‘la Gran Manzana’ lo estaba matando la nostalgia por su pueblo natal, el frío y lloraba como un niño.

Entonces los músicos de Los Martelo cuando lo veían exclamaban:  “Mira, ahí viene el niño de San Marcos, el niño de los Martelo, el niño de la orquesta”. Y sé quedó para siempre como ‘el niño de San marcos’ su tierra sucreña.

Ganador del Congo de Oro del Carnaval de Barraquilla en cuatro oportunidades: 1980, 1981, 1983 y 1993. La última vez con La tumbacatre.