Manglares y pantanos: Barranquilla abraza la biodiversidad

0
19
Ecoparque Ciénaga de Mallorquín. El proyecto que cubre un área aproximada de 980 hectáreas, abarca la Ciénaga de Mallorquín, una parte del Tajamar Occidental, la playa de Puerto Mocho, el corregimiento de La Playa y el barrio Las Flores. Imagen cortesía Zona Cero.

Traducción de artículo disponible en en el sitio web Deutsche Bank y publicado por la página oficial de la Alcaldía de Barranquilla.

Barranquilla, la puerta de oro de Colombia, se encuentra unos 24 kilómetros río arriba de la desembocadura del río Magdalena de 1.528 km de largo, en la costa del Caribe. Se convertirá en la primera Biodiverciudad de Colombia.

¡La ubicación es clave! Esto es cierto no solo en la compra de viviendas, sino también en la planificación de una ciudad. Los españoles ya lo reconocían: Barranquilla era una importante puerta de entrada para traer mercancías de Europa al interior del país, y viceversa. Aunque ha habido algunos altibajos económicos, es en gran parte la ubicación favorable lo que ha hecho de la ciudad, que hoy cuenta con 1,3 millones de habitantes, un importante centro industrial y comercial.

La cuarta ciudad más grande de Colombia, incluida el área metropolitana, actualmente genera el 27 por ciento del PIB de la región costera y quiere expandir aún más esta posición. El rápido crecimiento de la ciudad, además del transporte marítimo y la eliminación de aguas residuales, han dañado la biodiversidad en el delta del río y amenazan los hábitats de peces y caimanes. Barranquilla ahora quiere revertir esta tendencia y convertirse en la primera Biodiverciudad de Colombia: una ciudad que se desarrolla en armonía con la naturaleza y los ecosistemas que la rodean.

Vibrante centro de la ciudad

En el centro de la ciudad, Barranquilla parece una ciudad latinoamericana normal. Huele a las pequeñas tiendas de cocina en las esquinas de las calles, y también un poco a gases de escape. El aire es definitivamente más cálido y el ruido de fondo es más fuerte que en una ciudad del norte de Europa.

En el noreste de la ciudad, no muy lejos del centro, se encuentran parte de los grandes pantanos y manglares, la Ciénaga Mallorquín, un lugar especial. Se ha completado un proyecto para renaturalizar el área y los pantanos como un lugar favorito tanto para locales como visitantes. Los humedales no solo brindan refugio y lugares de anidación para numerosas especies, también son importantes para las personas que se ganan la vida con la pesca. Además, los humedales ofrecen a la ciudad protección natural contra inundaciones y fenómenos meteorológicos extremos.

Los manglares son poderosos reservorios de CO2

Los bosques de manglares son ecosistemas particularmente productivos y absorben en promedio de tres a cinco veces más CO2 que los bosques convencionales. En otras palabras, un área de manglares de 10 kilómetros puede almacenar la misma cantidad de CO2 que una sección de bosque de 50 kilómetros en los trópicos.

Atraer negocios, fortalecer las exportaciones

​​La ciudad también está interesada en fortalecer su economía y actualmente está ampliando el puerto con dos nuevos accesos de aguas profundas para aumentar su capacidad de exportación. A día de hoy, Colombia sigue teniendo la tasa de exportación más baja de América del Sur. Barranquilla quiere cambiar eso construyendo un puente dorado hacia los EE. UU., en particular.

El turismo también es un sector importante: eventos importantes como los Juegos Panamericanos de 2027 y, por supuesto, el mundialmente famoso Carnaval de Barranquilla, deberán atraer a visitantes nacionales y extranjeros. Más de medio millón de no residentes regresaron para el Carnaval en 2022.

Lograr el equilibrio entre el auge económico y la conservación de la naturaleza

Para Jaime Pumarejo, alcalde de Barranquilla, el auge económico y la conservación de la naturaleza son dos caras de la misma moneda, incluso si el camino de Barranquilla para convertirse en una ciudad verde y sostenible no es corto. El plan de desarrollo a largo plazo se extiende hasta finales de este siglo e incluye metas a mediano plazo claramente definidas. La protección de la biodiversidad es un pilar importante en el plan general y cuenta con el apoyo del más alto nivel político, explica Pumarejo.

Después de Brasil, Colombia es uno de los países con mayor biodiversidad del mundo. Por eso, el presidente Iván Duque Márquez colaboró con el Foro Económico Mundial y el Instituto Alexander von Humboldt para lanzar en 2020 la iniciativa BiodiverCities by 2030. Barranquilla está para servir de modelo. Según el secretario de Hacienda, Gustavo Rocha, para fines de 2023 se invertirán un total de 18,7 billones de pesos colombianos (aprox. 4.400 millones de euros) en desarrollo urbano sostenible.

La importancia del diálogo ciudadano

Mientras que el alcalde Jaime Pumarejo es la cara de la ciudad ante el mundo exterior y Gustavo Rocha tiene su mirada en las finanzas, Carlos Acosta es algo así como el gerente de la ciudad. Recibió su título en ingeniería electrónica de la escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de la Universidad de Columbia en Nueva York.

Carlos Acosta, Gerente de Ciudad

Desarrollar una ciudad para y con los ciudadanos

“Al preparar el plan de desarrollo de Barranquilla, consultamos tanto a consultoras establecidas como a empresas emergentes”, explicó. Un hallazgo clave: una ciudad no se puede cambiar sin una amplia participación ciudadana. “Realizamos más de 1000 diálogos ciudadanos, especialmente sobre vivienda; preguntamos a las personas exactamente qué necesitaban”.

En lugar de alquileres, hay una alta tasa de propiedad para fortalecer el sentido de responsabilidad. Incluso con un ingreso mensual bajo del equivalente a 30 dólares estadounidenses, los barranquilleros pueden solicitar subsidios estatales y convertirse en propietarios.

El Gran Malecón fue la señal inicial de la Biodiverciudad, incluso antes de la renaturalización de las marismas: en un tramo de cinco kilómetros, primero se hizo accesible la ribera del río y luego se reverdeció. Mientras tanto, los locales y visitantes pueden hacer ejercicio aquí, hacer un picnic o asistir a conciertos y eventos. Una característica especial son los numerosos parques ecológicos que se han creado en los últimos años: una mezcla de zona verde y campo deportivo. Hace unos años, la proporción de espacios verdes por habitante era de 0,8 metros cuadrados, hoy ya es de 4 metros cuadrados, enfatizó Acosta. Para fines de 2022, la ciudad planea un total de 1300 hectáreas de nuevos parques ecológicos.

Para la barranquillera Lina Margarita Macías, periodista de la emisora de la Universidad del Norte, el rediseño y revitalización de los espacios públicos ha aportado mucho a la calidad de vida de los barranquilleros.

“El Gran Malecón es genial, puedes encontrarte con amigos y hacer deportes. En el futuro, le gustaría ver que la escena artística local se vuelva más prominente en la ciudad.

Natalia Esguerra siempre se sorprende con la evolución de la ciudad durante sus visitas. Nació en Colombia, pero ha trabajado para Deutsche Bank en banca de inversión, cubriendo la ciudad de Barranquilla desde Nueva York.

Estoy muy orgulloso de que Deutsche Bank haya sido el primer prestamista privado global en financiar importantes proyectos sostenibles en la ciudad, incluidos proyectos de vivienda, el desarrollo de los manglares y la expansión de la red de ciclovías. De esta forma, el banco ha abierto las puertas a otras instituciones de Wall Street, a bancos y proveedores de fondos. Las alianzas público-privadas juegan un papel importante en el plan de financiamiento de la ciudad. Las intensas relaciones del banco con la ciudad han despertado la curiosidad de otras instituciones y fortalecido la confianza en la solvencia de Barranquilla.

¿Y qué sigue en la agenda?

Carlos Acosta no tarda en responder: “¡La expansión de las energías renovables!” Aquí, también, la ubicación juega a favor de la ciudad: en cooperación con una empresa danesa, se construirá el primer parque eólico marino frente a la costa. Para 2030, al menos el 50 por ciento de la demanda de energía se generará a partir de fuentes renovables. Y los hogares privados también deben estar equipados con techos solares. El sol brilla mucho en