Casa Grande Caribe identifica obras de infraestructura que debería priorizar la región

0
30
Puente Pumarejo

¿Qué hace falta para superar los niveles de pobreza extrema que han predominado en el Caribe colombiano?

Fue la pregunta que dio el origen de Casa Grande Caribe hace cinco años, con una reflexión científica y técnica que resultó en acciones realizables dentro de las posibilidades de cada uno de los ocho departamentos de la región en una proyección a 2030.

Este año, en su segunda versión, la iniciativa ha volcado el análisis hacia las obras de infraestructura que se requieren para impulsar el desarrollo y la transformación social.

En un encuentro que se llevará a cabo el 4 de septiembre (consulte la programación) en el Coliseo Los Fundadores de la Universidad del Norte, se presentarán los resultados de los estudios realizados para cada departamento, en los que se identifican cuáles son los proyectos que se deben priorizar en áreas como transporte, adaptación al cambio climático, cultura y deporte, y acueducto y alcantarillado.

El rector Adolfo Meisel, principal promotor de esta iniciativa, sostiene que la conclusión de Casa Grande Caribe es que la inversión se haga en capital humano y que los recursos que se necesitan para llevar a la región al promedio nacional en materia de pobreza, no son inalcanzables.

“Son recursos con los que cuenta la nación o la región, o que se podrían conseguir a través de préstamos internacionales, pero son soluciones viables. Se necesita voluntad de hacer las cosas, para avanzar en materia de pobreza, el obstáculo principal, y la orientación de la dirigencia, que debe concentrarse en esas tareas puntuales”, agrega el rector.

La jornada del 4 de septiembre, abierta para todo público (previa inscripción), aplicará la filosofía de Casa Grande Caribe al intentar responder: ¿qué necesita la región en materia de infraestructura para superar la pobreza?

De esta forma, se dedicará un espacio de reflexión por cada departamento sobre las obras que se requieren y que luego pasarán a una fase de estudios de prefactibilidad, liderada por expertos sectoriales del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF).

El principio que rige la priorización de las inversiones de infraestructura es que realmente mejoren la calidad de vida de las personas y evitar los denominados “elefantes blancos” o inversiones innecesarias.

Fuente: Universidad del Norte