En Nueva York, destacan modelo de atención migratoria de Barranquilla

0
45
El Centro Intégrate Barranquilla es un espacio seguro e incluyente que tiene como propósito orientar y referenciar a la población migrante y comunidad de acogida en el proceso de integración local y acceso a derechos.

El alcalde Jaime Pumarejo abrió la rueda de prensa sobre personas buscando asilo, organizada por la Alcaldía de Nueva York, donde expuso el caso de éxito de Barranquilla para acompañar a la población migrante en la superación de su vulnerabilidad.

La ciudad, en su propósito de combatir la pobreza e inequidad, es un referente de gestión de recursos y ejecución de proyectos para atender a la población migrante que ha llegado en los últimos años a establecerse aquí.

Para el mandatario ha sido fundamental brindar apoyo y acompañamiento a esta y demás poblaciones en situación de vulnerabilidad.

Por eso fue invitado a exponer las acciones ejecutadas para la reintegración social, sobre personas buscando asilo, a cargo de la delegada de Salud y Servicios Humanos de la Alcaldía de Nueva York, Anne Williams – Isom.

Pumarejo expuso la situación que actualmente se vive en Barranquilla y el resto del país, ante Theodore Long, vicepresidente senior de atención ambulatoria y salud de la población en Nueva York, y Sylvia Hinds-Radix, asesora corporativa de la ciudad.

Sostuvo que para hacerle frente a la migración se debe trabajar de manera articulada, con el Gobierno nacional y la comunidad internacional, asegurando el acceso al trabajo, a la atención en salud y a la educación, entre otros, otorgándoles las herramientas necesarias para convertirlos en miembros productivos de la sociedad.

“Hay 20.000 niños de familias venezolanas matriculados en nuestros colegios públicos, que  que ya empiezan a hacerse su propio camino. Hemos encontrado la ruta para integrarlos a la vida económica a través de centros especializados, para que puedan empezar a trabajar, a convertirse en miembros productivos de nuestra sociedad y, de esa manera, nos ayuden a sumar a la dinámica económica de nuestra ciudad. Volverlos parte de la ciudad, en lugar de subsidiarlos, se puede decir que es el cambio que hemos impulsado en los últimos meses”, explicó Pumarejo Heins durante su intervención.

En los últimos cuatro años Barranquilla ha recibido a 150.000 venezolanos, que son el 10 % de la población, y el Distrito les ha entregado permisos de trabajo y accesos temporales a programas sociales, educativos y de salud.

En ese sentido, enfatizó que en lugar de intentar subsidiar todo lo que el migrante necesite, desde el gobierno local se gestiona el acceso a empleo, para que de esta manera generen sus propios ingresos, y eso los pueda conducir a pagar su vivienda y demás servicios básicos.

Sobre la crisis migratoria global el alcalde Pumarejo señaló que como continente y como hemisferio, “debemos asegurarnos de que atendamos las problemáticas que detonan la migración masiva hacia otros países”.

“Más de 2 millones de venezolanos viven ahora en Colombia, y cada vez más suben por el tapón del Darién a diario porque ya no pueden conseguir empleo en nuestro país. Si no atacamos el problema en su raíz, si no tratamos de resolver los problemas sistemáticos que generan los gobiernos antidemocráticos y autocráticos, y que ocasionan estos éxodos masivos, se repetirán una y otra vez en nuestro patio trasero. Está bien intentar resolver los problemas que pasan del otro lado del Atlántico, pero ahora mismo en nuestro propio hemisferio necesitamos atacar el problema urgentemente”.

Atención en salud y educación

Tras la localización en el territorio se empezaron a realizar intervenciones focalizadas llevando la oferta distrital para atender le mayor porcentaje de la población migrante, dada su alta vulnerabilidad.

De acuerdo con Humberto Mendoza, secretario de Salud de Barranquilla, la atención a la población migrante en términos de salud incluyó 13.659 atenciones a corte de 2022.

“Se han venido desarrollando estrategias para afiliar a la población migrante al sistema de salud y poder disminuir los costos que implican sus atenciones”, explica Mendoza.

En cuanto a educación, el número de matriculados en el sector oficial pasó de 7.676 en 2019 a 21.010 en 2022, mostrando un incremento de más del 173 % en tan solo tres años.

Asimismo, en el marco del Programa de Alimentación Escolar (PAE), se estableció un convenio con el Programa Mundial de Alimentación (PMA), para el suministro de raciones alimentarias diarias a población migrante.

Entre el 2020 y 2022, se focalizaron 8.000 niños y jóvenes migrantes con el suministro de raciones alimentarias diarias.

Organizaciones aliadas

En la búsqueda permanente para promover acciones que mejoren la calidad de vida de migrantes, retornados y población de acogida en condición de vulnerabilidad, Barranquilla se ha aliado con comunidades internacionales que confían en la gestión de la ciudad para impactar estas comunidades.

Por lo anterior, hoy cuenta con grandes organizaciones internacionales como Conrad N. Hilton Foundation, que trabaja en barrios como Bendición de Dios; National Philanthropic Trust, USAID, Unión Europea, entre otras, que aportan desde su conocimiento y experiencia en la construcción de estrategias y programas que generan un impacto significativo en ellos.

Fuente: Alcaldía Distrital de Barranquilla