Barranquilla, una ciudad verde que no para de crecer

0
43
Las políticas públicas enfocadas al desarrollo sostenible han permitido impulsar el ecoturismo de la ciudad.

Barranquilla dejó atrás sus calles polvorientas y ahora es una ciudad verde que valora la importancia de la naturaleza, gracias a las políticas públicas enfocadas en el ecoturismo adoptadas por la Alcaldía distrital.

Este acercamiento con el medioambiente, impulsado por el alcalde Jaime Pumarejo, se basó en la mejora y conservación del ecosistema, con logros a nivel nacional e internacional en la búsqueda de la biodiverciudad.

En los últimos años, y para mejorar la calidad de vida de las personas y atender el llamado del cambio climático provocado por el calentamiento global, la Alcaldía ideó y planificó estrategias con soluciones basadas en la naturaleza a corto y largo plazo.

El alcalde Pumarejo apoyó los programas y proyectos enfocados en la recuperación de espacio público, creando nuevos atractivos turísticos sostenibles.

Uno de ellos, la recuperación integral de la ciénaga de Mallorquín, un espacio donde turistas locales, nacionales e internacionales pueden interactuar con la naturaleza.

Tiene un entorno “muy importante para el cambio climático, con un bosque de manglar que nos protege de los cambios, de la marea y de los fenómenos naturales que pueden atentar contra barrios de Barranquilla”, comenta Pumarejo.

Además, explica, que es un sitio con más de 700 espejos de agua y casi 1.000 hectáreas, creando un ecoparque dentro de la ciudad, con 5 km de senderos paralíticos entre los manglares y el bosque.

Este es el primer paso a la conservación, que es el reconocimiento y la apropiación para que los barranquilleros se den cuenta qué hay y qué tienen que cuidar”.

Dos nuevos atractivos turísticos sostenibles

El Ecoparque Cíenaga de Mallorquín es una laguna costera con 15 especies de animales invertebrados marinos, 9 de peces, otras de anfibios, 7 de reptiles y 81 de aves. Además, hay 4 especies de mangles.

Las bondades del sector permitieron que el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo diera concepto favorable para la declaratoria de Atractivo Turístico Natural.

El proyecto está pensado para el disfrute a través de recorridos ecológicos por senderos entre el manglar y el agua de la ciénaga.

Los visitantes locales, nacionales y extranjeros podrán hacer avistamiento de aves, transitar por la bicirruta, realizar deportes náuticos, actividades culturales, disfrutar de la gastronomía que ofrecerán en la zona de restaurantes, una piscina natural y un muelle.

El proyecto prevé la descontaminación del cuerpo de agua para lograr un equilibrio del ecosistema.

La Alcaldía y la Corporación Autónoma Regional del Atlántico (CRA) iniciaron el proceso con un método innovador basado en la naturaleza.

Se cultivan microalgas en el mismo humedal, que disminuyen las concentraciones de los contaminantes del recurso hídrico, sin necesidad de otros métodos químicos que alteran el ecosistema.

Además, se complementa con la recuperación de la playa de Puerto Mocho y el tren turístico de Las Flores, y de la primera oferta turística y de transporte a través del río Magdalena con el RioBús.

Siembra de árboles y construcción de parques

Barranquilla ha dirigido sus esfuerzos a la recuperación de espacios públicos y la siembra de árboles.

Todos al Parque es uno de los programas más exitosos del Distrito recuperando y construyendo espacios para el disfrute de la comunidad.

Hoy, los barranquilleros tienen parques a una distancia de entre 8 y 10 minutos de sus casas, en las diferentes localidades de la ciudad.

Los niños, jóvenes y adultos tienen sana recreación, practican deportes al aire libre, mejorando el índice de seguridad de sus sectores, con el impacto positivo que tiene en el componente social.

Para el diseño de este programa, funcionarios de la Administración escucharon las necesidades de la comunidad y a partir de allí comenzaron a reconstruir los parques.

En estos espacios se han sembrado árboles, dándoles ese toque natural y permitiendo respirar aire fresco a quienes los frecuentan.

El resultado, parques, vías arboladas y 4 bosques urbanos que representan casi 16 hectáreas de espacios destinados exclusivamente al desarrollo de 15.714 árboles.

Se han sembrado árboles de bonga, lluvia de oro, ceiba blanca, caucho morado, alistonias y mangle plateado, 12 especies plantadas en esas 16 hectáreas.

Gran Malecón, un destino sostenible 

Otro destino turístico sostenible que abrió paso en la ciudad es el Gran Malecón.

Por sus buenas prácticas ambientales y socioculturales, recibió el respaldo del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, por medio del Fondo Nacional de Turismo -FONTUR- para la certificación concedida por ACERT S.A.

A tan solo 5 años de su apertura, el Gran Malecón es uno fr los 25 destinos turísticos sostenibles de Colombia, con certificado de calidad.

Su modelo de operación desde 2017, se hace continuamente con su equipo en campo, técnico, administrativo y de hospitalidad, con los emprendimientos comerciales, prestadores de servicios turísticos, las autoridades y los diferentes programas de la Alcaldía de Barranquilla.

Fuente: Alcaldía Distrital de Barranquilla