Uniatlántico prestará servicios de extensión agropecuaria en todo el país

0
20
Universidad del Atlántico, sede Puerto Colombia
La Universidad del Atlántico fue autorizada para operar como Entidad Prestadora del Servicio de Extensión Agropecuaria (EPSEA), brindando asistencia integral a productores agrícolas en el país.
Este logro representa un paso significativo en el compromiso de la Universidad  por impulsar el desarrollo sostenible del sector agropecuario.
La resolución 238 del 14 de mayo emitida por la Agencia de Desarrollo Rural, reconoce el cumplimiento de la institución con los requisitos establecidos en la Ley 1876 de 2017 y la Resolución 0422 de 2019, que norman la prestación del Servicio Público de Extensión Agropecuaria.
Con la habilitación como EPSEA, Uniatlántico ofrecerá una amplia gama de servicios de extensión agropecuaria a productores de diversos sectores, incluyendo asistencia técnica, brindando acompañamiento y asesoramiento personalizado a los productores en aspectos como la producción agrícola, la ganadería, la gestión empresarial, la comercialización y el acceso a crédito.
Igualmente, podrá Impartir talleres, cursos y seminarios para fortalecer las capacidades técnicas y gerenciales de los productores, permitiéndoles adoptar prácticas agrícolas más eficientes y sostenibles.
Asimismo, facilitará el acceso de los productores a nuevas tecnologías agrícolas, incluyendo semillas mejoradas, biofertilizantes y sistemas de riego eficientes, además de apoyarlos en la búsqueda de nuevos mercados para sus productos a nivel nacional e internacional.
La Universidad como institución de impacto le apuesta a la seguridad alimentaria del país y a la competetividad de nuestros productores agropecuarios para el desarrollo económico y la sostenibilidad, comprometida en promover prácticas agrícolas que sean amigables con el medio ambiente y contribuyan a la conservación de los recursos naturales.
Uniatlántico trabajará para fortalecer la resiliencia de los productores frente al cambio climático y otros desafíos que enfrenta el sector agropecuario.
Fuente: Universidad del Atlántico