Declaran calamidad pública en Caimital, Hibácharo y Aguas Vivas

0
70

Las autoridades departamentales, la Cruz Roja, Bomberos y Defensa Civil, aprobaron la declaratoria de emergencia para atender con efectividad cualquier eventualidad que se presente en el corregimiento de Caimital.

Lo hacen ante el inminente riesgo de inundación por la fuerte erosión fluvial que se registra desde el mes de marzo, y tras la desaparición de 164 metros de orilla debido a que esta zona es históricamente un área inundable.

El pronunciamiento se dio durante la cuarta sesión del Consejo Departamental de la Gestión del Riesgo que, además, incluyó la declaratoria de calamidad pública en los corregimientos de Hibácharo y Aguas Vivas en Piojó.

“Tras cuatro mesas técnicas con participación de la Gobernación, la Alcaldía de Malambo, la Secretaría de Infraestructura del Atlántico, autoridades y organismos de socorro, los estudios topográficos y batimétricos han mostrado que debe intervenirse el cierre del Jarillón de 150 metros, a una distancia de 300 metros de la zona crítica”, explicó el subsecretario de Prevención y Atención de Desastres del departamento, Nelson Oquendo.

El riesgo de deslizamiento en un sector del corregimiento de Hibácharo debido a las condiciones del terreno que favorece la filtración de agua, motivó la declaratoria de calamidad pública.

La Gobernación del Atlántico, la Secretaría del Interior y los coordinadores de la gestión del riesgo en los 22 municipios del departamento, trabajarán en la detección de alertas tempranas e identificando la población en condiciones de vulnerabilidad ante el riesgo ya sea por deslizamiento, inundaciones o vendavales.

La Alcaldía de Malambo ha destinado $ 600 millones para realizar las obras de mitigación en puntos críticos que permitan detener la erosión y contrarrestar la acción del río, evitando desbordamientos que podrían afectar a otros municipios como Santo Tomás y Soledad.

Fuente: Gobernación del Atlántico