110 niños aprendieron a tocar acordeón apoyados por las Fundaciones Finsocial y Huellas del Maestro

0
15
Gonzálo, “el Cocha” Molina, ganador de la categoría Rey de Reyes, del Festival de la Leyenda Vallenata, afirma que esta iniciativa permite que los niños disfruten la extensa riqueza cultural del folclor y que se concentren en la música como una herramienta de crecimiento, alejándolos de los peligros de las calles.

Se clausuró la primera fase del programa Huellas del Maestro, iniciativa de la Fundación del Cocha Molina, en alianza con la Fundación Finsocial, beneficiando a 110 niños de todo el país.

El proyecto tiene como misión principal preservar la cultura vallenata en las nuevas generaciones.

Se desarrolló por una plataforma digital por donde los estudiantes aprendieron a tocar el acordeón, en un curso intensivo de 48 horas, con ayuda del teclado del computador, mientras interpretaron canciones reconocidas e interpretadas por El Cocha en tres módulos de paseo vallenato.

El cierre del evento se realizó en el Internado Víctor Tamayo, de la Alcaldía de Barranquilla, y contó con la participación de niños, niñas y jóvenes en proceso del restablecimiento de sus derechos, quienes recibieron 10 becas para hacer parte de este convenio educativo para la formación musical.

Seis niños finalistas, provenientes de diferentes lugares del país, se presentaron ante un jurado calificador integrado por:

Beto Villa, Orangel “el Pangue Maestre, Franco Argüelle, Álex Manga y Gonzalo, “el Cocha” Molina, en el concurso: “El Premio del Maestro”.

Este espacio fue creado para que los más destacados participantes demostraran los conocimientos que adquirieron durante el curso y sus habilidades con el acordeón, interpretando íconos de la música vallenata como ‘Así fue mi querer, Brindo con el alma y Diana’.

James David Cabarcas, de Pivijay, Magdalena, fue elegido ganador del concurso “El Premio del Maestro”, por su creatividad, actitud, pulsación, buena postura y cadencia durante su interpretación.

El niño de 10 años fue premiado con un acordeón para que este instrumento continúe fortaleciendo el legado de estos grandes maestros para proteger la cultura y el folclor vallenato.

“Cuando era más pequeño veía la novela de Rafael Orozco y me gustaba mucho la música y cómo tocaban el acordeón. Yo practicaba con la almohada y soñaba con algún día poder ser acordeonero. Hoy tengo la oportunidad de seguir aprendiendo y de tocar mi propio acordeón”, dijo emocionado James David mientras recibía el reconocimiento.

Para María Claudia García, presidenta de la Fundación Finsocial, esta iniciativa es un eje de transformación en la vida de muchos niños y jóvenes que podrán darle un enfoque productivo a su tiempo libre, llevando la cultura a los hogares colombianos.

Gonzálo, “el Cocha” Molina, ganador de la categoría Rey de Reyes, del Festival de la Leyenda Vallenata, afirma que esta iniciativa permite que los niños disfruten la extensa riqueza cultural del folclor y que se concentren en la música como una herramienta de crecimiento, alejándolos de los peligros de las calles.

“Yo siempre he dicho que el que empuña un acordeón jamás va a empuñar un arma. La música da sensibilidad, felicidad, un incentivo para crecer y aprender, un motivo para vivir; por eso, esta iniciativa puede beneficiar a los niños, niñas y jóvenes que necesitan un medio para salir de entornos complicados”, apuntó el maestro.

El curso Huellas del Maestro, que tiene como pilares fundamentales la cultura, tecnología e innovación, cuenta con un simulador de acordeón diatónico virtual de tres módulos del aire paseo y 63 prácticas para aprender a tocar el instrumento.

Fuente: Finsocial