Así va la remodelación del antiguo Mercado de Granos

0
41
Imagen cortesía de Jaime Pumarejo

POR: JAIME RUEDA DOMINGUEZ

En la  red social de Facebook, el alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo, publicó esta imagen sobre cómo está quedando el ‘frontis’ del antiguo Mercado de Granos, frente a la Plaza Ujueta y a pocos metros, a la derecha, está uno de los caños.

Durante mi niñez mi madre nos llevó muchas veces a mi hermano Daniel (+) y a mi, al Mercado Público de la 30 (ya demolido) donde veíamos llegar a los bogas en sus canoas, trayendo toda suerte de hortalizas frescas y productos del campo.

El indio Zabaraín

Pero también íbamos al Mercado de Granos, donde jamás podre olvidar al indio Zabaraín, un guajiro con sobrepeso, tumbado sobre una poltrona, aunque a veces estaba en el piso y quien aseguraba que todo su conocimiento sobre medicina natural lo aprendió con los indios de la Sierra Nevada.

A Zabaraín me parece estarlo viendo, con su pelo largo desordenado, muleta de madera (le faltaba una pierna), una toalla colgada sobre el cuello y vendiendo toda clase de hierbas y menjurjes, que envolvía en papel periódico.

Ofrecía de todo: miel de abejas, aceite de tiburón, jarabe de totumo, manteca de caimán, manteca de león, manteca de tortuga, aceite de culebra, aceite de iguana, aceite de armadillo, sebo de toba o cebo de palo (para la caída del cabello) y cebo de chivo (para las manchas).

También, el indio Zabaraín vendía un combo con 7 plantas, para  ‘limpias’ y cosas similares, a las cuales no les voy a dedicar una sola letra más.

Su local olía a ruda, hierba buena, toronjil, hierba santa, ajenjo, lavanda, manzanilla y árnica (un antibiótico natural para aliviar el dolor).

Hoy se que su bien ganada reputación en la ciudad se la ganó en la década del 50.

El nuevo Mercado de Granos

El inmueble actual se viene restaurando desde la segunda administración de Alejandro Char (2016-2019) y desde hace más e un año la siguió Jaime Pumarejo.

El plano original es del arquitecto Ángel González Del Real. El edifico tiene una superficie de 1.642 m2, y queda sobre el callejón del Progreso (Kra 41), frente a la plaza Ujueta, y próximo a los canales, mal llamados caños.

En el entorno sobrevive el Edificio Ferrans, familia que a comienzos del Siglo XX era propietaria de una próspera fábrica de baúles norteamericanos.

Ahí está aún el inmueble, en aceptables condiciones y a la espera de que algún grupo de inversionistas privados o la misma administración distrital, se interese en rescatarlo, antes de que se derrumbe.

El Mercado de Granos,el edificio Ferrans, la plaza Ujueta y el caño, evocan la grandeza de aquella Barranquilla pionera.

Se pudiera decir que fue la semilla de la futura Central de Abastos, inaugurada en 1989.

El Mercado de Granos, fue inaugurado en 1926; es una de las 11 plazas de mercados de la ciudad, y hace parte del programa de recuperación, reorganización y construcción de los mercados públicos de Barranquilla.

Nuestros antepasados aseguraban que el sitio originalmente abrió con el nombre de Almacén El Triunfo, pero el común de la gente comenzó a llamarlo el Mercado de Granos y así se quedó.

El acondicionamiento físico de este espacio que ejecuta el gobierno distrital, impactará la labor de 154 comerciantes de abarrotes, artesanías, ropa y accesorios de segunda mano.

Este proyecto está alineado con la recuperación integral del Centro Histórico y Barranquillita, para que siga la revitalización del sector y promover el uso y disfrute de las plazas de mercado a través del mejoramiento físico.

La intervención 

Implica la restauración total de la estructura, con un área de 1.700 m2, reparación de las cubiertas, pisos, pintura interior y fachadas.

Asimismo, mejoramiento de columnas, construcción de baños, impermeabilización, mejoramiento de los drenajes del techo, cambio de redes hidráulicas, mobiliario nuevo de locales, plantas eléctricas, iluminación con tecnología led y control de inundación (levantamiento de nivel de todo el mercado), entre otros beneficios.

La obra está próxima a entregarse en su primera fase.

Crédito a Guía del Forastero