La historia de ‘Te olvidé’ contada por Antonio María Peñaloza

0
292
El maestro Antonio María Peñaloza. Imagen: Encuentro Latino Radio

Por: Jaime Rueda Domínguez

El 23 de febrero de 1998, Lunes de Carnaval, se realizó en el estadio Romelio Martínez el XXX Festival de Orquestas, siendo Reinal de las Carnestolendas Liliana Hoyos Sánchez.

La sorpresa esa noche, fue la presentación de Shakira (en ese momento con 21 años recién cumplidos), quien cantó a duo con el hijo adoptivo más notable de La Arenosa, el Joe Arroyo, el inmortal chandé e himno del Carnaval de Barranquilla, ‘Te olvidé’, del maestro Antonio María Peñaloza.

Cuatro días después vino a la ciudad el Presidente, Ernesto Samper Pizano, a un evento sobre desplazados por la violencia en el Hotel El Prado.

El Carnaval ya había pasado, pero allí, en los Jardines Tropicales, estaba el célebre arreglista y compositor de Plato, con 81 años a cuestas.

Al verlo, simplemente pensamos: “Al maestro nunca lo he entrevistado, es la oportunidad”. Prendimos la vieja grabadora de casete y rompimos el hielo con una pregunta obvia y fresca: ¿Maestro, cómo le pareció la interpretación que hizo Shakira de ‘Te olvidé’ en el Festival de Orquestas?

Y nos respondió. “Bueno, me pareció bien. Lo único, es que hay que corregir el texto literario que está un poco cachureto. Porque así pasó con la versión original, errores del letrista, Mariano San Ildelfonso. Ahora que me la encuentre voy a darle la versión correcta de las palabras que cambió”.

Contra preguntamos a Peñaloza, cuál parte de la letra modificó la triunfadora más grande del canto que ha dado Colombia, y nos dijo:

“Cuando dice, yo te amé con gran delirio/con pasión desenfrenada. Está mal dicho. Es, yo te amé con gran delirio de pasión desenfrenada”.

Y sigue defendiendo la pureza literaria de su pieza inmortal. “La otra parte es cuando dice, yo de ti nunca me fío, cuando es ya de ti nunca me fío”.

Agrega algo más. “Tampoco es, ahora soy yo quien me río de tu desesperación. Eso no se puede decir. Es, Ahora soy yo quien se ríe de tu desesperación”,

Quisimos ahondar en el tema del porqué ocurren estos errores y nos siguió explicando:

“Porque se grabó así en Bogotá en los estudios de La Voz de Colombia. En aquella época los estudios de grabación prácticamente los tenían las emisoras. Cuando se encendía el bombillo rojo y ya se estaba grabando y los músicos estaban tocando, no se podía detener hasta terminar la obra. Yo había hecho las correcciones del caso y se las dejé sobre el piano al cantante, Alberto Fernández. Tan de malas que al comenzar la grabación cogió el papel equivocado, el que tenía los errores y así quedó. Yo reclamé y el Curro Fuentes me dijo que no tenía más plata y la canción quedaba así..y así quedó para siempre”.

El maestro Antonio María Peñaloza nos recordó que él es quien toca la primera trompeta en ‘Te olvidé’ y pega sus gritos pidiendo vivas hasta para Discos Curro. Es más, y lo tenemos grabado, indagamos por el año exacto de la grabación y, sin dudarlo, nos dice que fue en 1949. Quedamos sorprendidos, porque en toda las recopilaciones disponibles se asegura que fue en 1954, pero lo niega y explica:

“Discos Curro dice que perdió los archivos, pero yo se que fue en el 49 y salió al público en ese mismo año. En el 50 comenzó a prensarse masivamente cuando se trajeron unos equipos de los Estados Unidos”.

También, confirma que el final de la versión original era más largo, “pero en las versiones nuevas le han hecho uno que otro parapeto”.

Hasta el año de la entrevista, 1998, el compositor conocía 20 interpretaciones de su himno carnavalero. Recordaba las versiones de Bienvenido Granda, la instrumental en piano de Ramón Ropaín, Los Blanco y de una orquesta sinfónica. No conocía la versión de la Billo’s Caracas Boys de 1990, dos años después del fallecimiento del maestro Billo.

Peñaloza creía que su pieza había trascendido varias generaciones y ser parte del patrimonio musical barranquillero, porque en el fondo al colombiano le gusta lo poético y romántico.

Recuerda que “para esa época y en la misma fecha (1954), estaba de moda el merengue dominicano ‘A lo oscuro’, con Angel Viloria y su Conjunto Típico Cibaeño; sin embargo, la gente se quedó con ‘Te olvidé’, tal vez por la letra. Porque eso de “a lo oscuro metí la mano”, era doble sentido.

Ahondamos más en el tema y le preguntamos si ‘Te olvidé’ fue dedicado a alguna mujer en especial y las circunstancias en que lo compuso:

“No, a ninguna mujer. Como yo soy percusionista tenía la obsesión de hacer un ritmo de Carnaval que recogiera los ritmos callejeros, porque la Cumbia nunca estuvo en la Batalla de Flores. La Cumbia siempre se hizo en una esquina, con una bandera roja y unos milleros subidos a una tarima. Solo en los últimos años fue incorporada a la Batalla de Flores. Antes de esa grabación, yo había hecho una melodía que también encajó con los octasílabos de Mariano San Ildelfonso. Se lo dediqué a una Reina del Carnaval de Barranquilla, cuando era presidente del Country Club José Víctor Dugand”. Peñaloza no recordó el nombre de la Soberana.

Yo Fundé el Festival de Orquestas

Desde 1969 siempre se ha reconocido al músico Arturo López Viñas, fallecido en Miami el 7 de enero de 2016, como el creador del Festival de Orquestas. No obstante, el maestro Peñaloza al escuchar de nuestros labios esta afirmación, ripostó como un resorte:

“El fundador del festival de orquestas primitivo fui yo, con el poeta cienaguero Armando Torregrosa Pérez, fallecido en Maicao en 1997”.

Volviendo a ‘Te olvidé’, el maestro recuerda que cuando se grabó, originalmente le puso ‘ritmo de garabato’, y agrega:

“Yo no conocía la palabra Chandé. Sabía que habían muchos tamborileros que venían de la Ciénaga Grande y algunos del río Magdalena, también, de Mompox, Plato y Zambrano, porque todos esos pueblos ribereños tienen ese ritmo, hasta que José Barros dijo que eso se llamaba Chandé.

Salió de Plato hacia Barranquilla, el día que se mató Gardel

El maestro Peñaloza se embarcó desde Plato, su tierra natal, rumbo a Barranquilla, en el vapor Iris de la Naviera Fluvial Colombiana, la noche del 24 de junio de 1935, el mismo día que pereció trágicamente en Medellín “el Zorzal Criollo”, Carlos Gardel.

Decidió abandonar su patria chica “molestado con una muchacha que no me aceptó mucho, la amé tanto y decepcionado me vine para Barranquilla”. Hoy a esta circunstancia sentimental le dicen despecho.

Sin desconocer que era plateño, reconocía que todo se lo debía a Barranquilla, “donde se agradece a todo el que viene a trabajar por esta ciudad de puertas abiertas”.

Recuerda que en 1925, a sus 9 años, tuvo una bronca su mamá y su padre lo “secuestró” llevándoselo para Los Venados en las sabanas de Camperucho, donde empezó a tocar.

Después de varios años, su madre lo encontró “y me trajo para Ariguianí donde conocí a Francisco El Hombre (Francisco Moscote), porque hay dos Francisco El Hombre. Uno de Tomarrazón y el otro, Francisco “Pachito” Rada, el de La Lira plateña”.

Más composiciones

Si bien ‘Te olvide’ es su canción insigne, como Himno del Carnaval de Barranquilla, con ‘Chambacú’ ganó 4 premios internacionales (España, Moscú, Tokio y en Osaka en 1965).

También, ocupó en 1959 el segundo lugar en el Festival de Música Nacional y el primer premio en 1960, 61, 62 y 63, del mismo evento en Medellín.

Como amante del turismo comenzó a defenderlo con canciones y le compuso a Cartagena, Santa Marta, Valledupar, Bogotá y a Cali “Azuquita”.

Con Jairo Licazale grabó ‘Media vaca’, que se impuso en el interior del país interpretada por Rodolfo Aycardi con Los Hispanos, aunque le cambió la introducción de “el alcalde de Zapata, por el alcalde ‘e Candelaria”.

Cómo quería que lo recordaran

“Yo me quisiera morir de viejo en la Vía 40 y dejar los huesos allí mismo donde vivo. Ese sería mi ideal. Que no me cremen, que dejen mis restos tal como son y mi corazón que lo manden para Fundación donde está mi mamá sepultada”. Su señora madre era de Santa Cruz de Mompox.

El maestro Antonio María Peñaloza Cervantes, nació en Plato el 25 de diciembre de 1916 y falleció en un centro hospitalario de Barranquilla el 18 de julio de 2005, a los 88 años.

Finalmente, le preguntamos: ¿De qué manera quiere despedirse de esta entrevista? y nos respondió: “Bueno, no, un saludo para Barranquilla, no hay otro saludo, jejeje”.

Este diálogo lo mantuvimos inédito desde el 27 de febrero de 1998, y lo desempolvamos después de 25 años.